Friday, January 25, 2008

Con Alejandro y Cristina

Conocimos a Alejandro y Cristina en 1973 cuando vivíamos en el sur de Chile. Mantuvimos el contacto. Una vez, en los años noventa, los hemos invitado de venir con su nieta a Europa y hacer un viaje por Bélgica, Francia y España (la foto que puse en el post del 20 de octubre 2007 es de ese viaje y fue tomada en una plaza de Madrid, cerca de la casa donde Alejandro vivía y donde su padre tenía una librería). Los dibujos en la pared (ve la foto) recuerdan el viaje.

Fines de diciembre 2007 estuvimos otra vez un par de días con Alejandro y Cristina. Después del golpe militar se han mudado a una pequeña parcela, más al norte, pero todavía al sur de Santiago, en una región donde hay mucha viña. Con la cámara de video prestada he filmado algo dentro y fuera de su casa. Mi compañera y yo nos sentimos en casa en su casa. La música en el video es "Tango des roses", tocado por la banda de música de mi padre. Es el otro lado del disco con "Marêva".

video

Wednesday, January 23, 2008

"Marêva"

Je l'ai trouvé ! Lo he encontrado! Durante años no podía encontrar ningún dato sobre "Marèva", la pieza tocada por la banda de mi padre en los años 30 (la música del video "El mar de Tunquén", ve el post anterior). Nadie sabía nada, ningún amigo músico, ningún amigo bailaor (aunque mi amigo colombiano empezó a bailar de inmediato, con gusto, cuando escuchaba el disco), ni Internet. Y ahora encontré la referencia, muy exacta. Solamente falta la fecha de la composición. Parece que el compositor, Georget Métayer, hizo otras composiciones de música bailable con letra cantada.

A mi padre le gustaba bailar. Los viejos discos de él que teníamos en la casa, eran casi todos para bailar y para eso los usaban mi hermana francesa y sus amigas, en nuestra casa, tocándolos en el viejo tocadiscos.

Al hermano de mi papá también le gustaba bailar. Encontré el disco de la banda de mi padre en una de las cajas de discos viejos que llegaron a mi casa cuando murió mi tío. Pero pasaron muchos años antes de que mi di cuenta que uno de estos discos era una grabación de la banda de mi padre y su hermano (él toca el piano). Mi padre no tenía el disco y mi madre nunca había hablado de su existencia. Mi tío tampoco.

Cuando escuché el disco por primera vez, me emocioné. Oí la voz de mi padre después de 50 años de silencio.

Friday, January 18, 2008

Bueno y generoso

Múltiples escritos nos invaden cada día. Trataré de ser conciso.

A mi pregunta del post anterior Luna contestó "poca cosa", y Pau que el hombre busca poder y dinero y "por tanto la solución es obligarlo a ser bueno y generoso".

Discutimos el rumbo del mundo y el actuar del ser humano. Mucha gente está desilusionada con el mundo y el ser humano. El mundo somos nosotros, pero pocos determinan (determinamos?) el clima político, económico, social y cultural en que vivimos.

No quiero que mi visión del mundo esté determinada por lo que la mayoría de los medios de comunicación nos dice. Un otro mundo es presente y posible. Lo estamos viviendo y creando todos los días.

La vida humana es corta. Se la vive mejor siendo bueno y generoso que malo y egoísta. Los blogs que leo y la gente con quien hablo confirman mi optimismo sobre lo bueno y generoso del ser humano.

Wednesday, January 16, 2008

Y qué hacemos?

El 29 de diciembre, volviendo de Chile con Iberia, leí en el avión una columna interesante de José Vidal-Beneyto en El País, "A contra-esperanza", en que critica la creciente desigualdad en el mundo. Más de un tercio del PIB mundial lo poseen las 100 primeras empresas del mundo, mientras que más de 1000 millones de personas han disminuido desde 1993 dramáticamente sus insuficientes ingresos y hoy más de 1.600 millones viven con menos de un dólar diario. La pobreza se presenta también en los países ricos: en Francia cerca de 7,5 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza.

Los ricos se enriquecen de una manera espantosa. Por ejemplo, Daniel Bernard, de Carrefour, se fue con 209 millones tras haber rechazado un aumento del 2% a sus empleados y Ángel Corcóstegui se fue con 108 millones cuando salió del Banesto.

Dice José Vidal-Beneyto: "Riquezas amasadas en una legalidad de fachada, tras la que se esconden las bolsas de valores manipuladas y sus amañadas cotizaciones, las contabilidades trucadas, los PDGs truhanes, los Estados cómplices con sus asilos protectores del crimen - seis paraísos fiscales en la sola Unión Europea -, el escabroso, indomeñable imperio del gangsterismo económico, todo fundado, legitimado por los vendedores del capitalismo de mercado que se autocalifican de filósofos y que hacen del darwinismo social la doctrina que todo lo explica: los más fuertes duran y prosperan, los otros desaparecen."

Cuando me bajé del avión me pregunté: Y qué hacemos nosotros, yo y mis amigos, contra los vendedores del capitalismo?

Todavía ando con esa pregunta.

Mi mujer hizo el dibujo en Tunquén. La filmé mientras dibujaba y puse el video en YouTube (haz clic).

Monday, January 07, 2008

De vuelta en Puerto Saavedra

video

Este es un experimento. Vamos a ver si resultó...

Friday, January 04, 2008

Chile

Hace 35 años mi mujer y yo dormíamos en el suelo de la cocina de Adilvira (ella está a la derecha, arriba). Hace 15 años fuimos a buscar su tía Marcelina quien había actuado como su madre. Gracias al reencuentro con su tía Adilvira obtuvo la dirección de su mamá. Ahora vimos por primera vez a su mamá (a la derecha, abajo). Esta vez dormíamos en un cuarto con cama matrimonial, igual como hace 15 años.

Hace 35 años caminé con don Cloro (el marido de Adilvira) por el campo de la cooperativa agrícola "Los prados de Mendoza". En aquel entonces, antes de buscar trabajo profesional en la reforma agraria chilena, quería conocer la realidad del agro y la vivencia de los campesinos. Vino el golpe militar del 11 de septiembre 1973 y mi vida tomó otro rumbo. Quedó la amistad con Adilvira y don Cloro. Su hija Benny (en la foto arriba ella está en el medio) nos escribe regularmente. El cabro de la foto arriba es su hijo.

Otra vez Benny y Adilvira, hace 35 años. Al lado de Benny está Wilfredo, el chiquillo con quien jugaba en aquel entonces.

Ahora don Cloro tiene más de 80 años y yo casi 60. Mis chiquillos ya son grandes.