Wednesday, May 06, 2015

Los expertos en finanza global tienen que entender francés y/o español

My greatgrandfather Bernardo de Ferrante was doctor in Amalfi.
 Painting by Aafke Steenhuis
My wife paints, I play guitar. What has this to do with global finance, which is the main topic of this blog?

My bisnonno Bernardo de Ferrante was a doctor (medico condotto) in Amalfi, Praiano, Capri and Napoli. Any relationship with global finance?

Yesterday I attended a meeting of the association Robert Triffin International, RTI, in Brussels. Is there a relationship with global finance?

Yes, because Robert Triffin was a man who spent most of his life thinking and acting in the realm of global finance. The people I met yesterday in Brussels at the meeting of RTI are also spending much of their life to global finance.

Robert Triffin was the son of a small French-speaking farmer and got his PhD in the United States. He hoped he would get a job at Leuven University but as the university wanted Flemish speaking economists, he did not get it. He decided to return to the US. On the ship to the US he met a nice American woman, married her and became a famous professor at Yale University. Many years later he returned to Belgium and that is where I met him, at the University of Louvain-la-Neuve.

Yesterday I proposed to the other members of the Board of Robert Triffin International that new members should be able to speak French.

My proposal met with strong disagreement. Among others, it came from an Italian board member, who said that this would be completely against the spirit of Robert Triffin, who had always been willing to adapt his language to the person he was talking to. Triffin spoke fluently French, English, Spanish...

I explained that I also adapt myself to the language the other person speaks, but that my proposal to require that new board members would speak or understand French and/or Spanish had to do with a key problem: Anglosaxons who speak only English have a limited view of the world and, consequently, a limited view of global finance.

I had the feeling that some of the board members did not fully understand what I was talking about...

I will explain in a next post.


traduccion:






4 Comments:

Blogger NáN said...

lo he leído en inglés y te doy toda la razón.

La necesidad de hablar otros idiomas rompe perspectivas que son hegemónicas simplemente porque no se contemplan otras posibilidades (y las diferentes lenguas las dan).

Con lo que has escrito he entendido algo que durante muchos años me pareció una boutade:

Una amiga mía, médica sion fronteras especializada en desastres alimentarios durante 14 años, trabajó primero 3 o 4 años como marinera de segunda en el Rainbow Warrior (les venía estupendamente porque además de ser una excelente marinera, era médica y el barco no tenía cubierto ese puesto). Me contó que además de inglés y otro idioma europeo, le exigieron conocer una lengua del Tercer Mundo. Ella sabía swahili.

Lo que me pareció en su tiempo una tontería lo he entendido hoy: el conocimiento de una lengua de los países donde iba a trabajar, aunque solo fuera una entre decenas, era una ventana a otra perspectiva de ver el mundo.

12:37 AM  
Blogger JL Ríos said...

Hablo una lengua universal: la música. Dirigida, parece ser, al espíritu, al alma. Muy bien, no me sirve para viajar por el mundo. Entiendo el catalán, pero no lo hablo, hasta ahora. Mañana participo, desinteresadamente, en un homenaje a Nino Bravo en Lleida. En el Auditorio, no creáis, incitado, un poco presionado, por el profesor de latín (y griego, supongo), de La Universidad, con el que me une una buena amistad y que también habla la otra lengua, la musical, sobre todo en la Big Band. En la extensa formación musical que participa en el concierto se habla valenciano, catalán y castellano, por lo menos.
Ken Goddard, con el que he hecho ya tres exposiciones y preparamos un libro para dentro de poco, es profesor de inglés, pero hablamos, claro, en castellano, por mí.
Leopoldo Calvo Sorelo, Nán se acordará, hablaba inglés y tocaba el piano. E iba en moto.
Me gustó de Pablo Iglesias que hablara inglés e italiano, por lo menos, eso ya me hizo simpatizar con él.
En el instituto yo era el único de mi clase que tocaba el piano y hablaba la lengua universal, la música. Muchas veces preferiría hablar menos la lengua universal y más el inglés. Creo que, en cuanto pase este concierto de Nino Bravo, o sea mañana, pensaré, seriamente y a mis 57 años, en qué coño hago con el inglés.
Un abrazo

2:52 AM  
Blogger Noite de luna said...

Perdona Gio. Los anglosajones, aunque hablaran veinte lenguas diferentes, su visión, del resto del mundo sería y será siempre la misma, mientras se sigan creyendo el ombligo del Mundo o los demás dejamos que se lo crean. Un ejemplo.
Para el trabajo, si así lo exige, lo veo normal. Para lo demás, hoy en día, pura curiosidad que veo estupenda.
No se es más ni se es menos.
A mi, incluso ahora, me da corte decir.

Es que soy rara incluso para eso, jejeje



10:36 AM  
Blogger Noite de luna said...

Vaya, me he comido una palabra.
Por ejemplo, la moneda.

10:37 AM  

Post a Comment

<< Home