Thursday, July 12, 2012

Desesperanza - Gio y su abuela (2)


-Abuela, cuando ando 400 kilómetros en 20 días, cuantos kilómetros ando por día?
-Qué pregunta difícil, Gio! Cuando yo era niña en la escuela en Nápoles la profesora me hacía semejantes preguntas y siempre me costó contestarlas…
-Si, pero cuantos kilómetros son?
-Veinte. Por qué lo quieres saber?
-Abuelo ha dicho que los mineros han caminado 400 kilómetros en 20 días.
-Es mucho, Gio.
-Ayer había manifestaciones en Madrid, dijo abuelo. Qué son manifestaciones, abuela?
-Personas reuniéndose para protestar o para celebrar.
-Y qué es protestar?
-Decir que no estás de acuerdo con algo.
-Como cuando Max ladra y no quiere callarse…
-En general es al revés, Gio: la gente se calla y de repente no aguanta más y empieza a gritar.
-A veces yo quiero también gritar, abuela. Pero por qué tu te callas casi siempre cuando estamos comiendo?
-Por qué pienso a ciertas cosas…
-Qué cosas, abuela?
-Ay, qué preguntón eres!
-Te molesta abuela?
-No, al contrario, Gio.

-Abuelo ha dicho, que las manifestaciones son una expresión de desesperanza… Qué es eso precisamente, abuela, desesperanza?

10 Comments:

Blogger Maria Dolors said...

De desesperanza, de frustración de impotencia, todo esto Gio es lo
que sienten los mineros, los trabajadores en general, y que triste es Gio....no poder hacer nada para evitarlo solammente mostrar su disconformidad manifestándose...

Un abrazo.

2:33 AM  
Blogger (* said...

Sí, desespera y desesperanza ver cómo con nuestra voz hacen oídos sordos, cómo se burlan de nosotros, cómo insultan sin vergüenza a 400 kilómetros recorridos en 20 días, cómo apalean nuestros derechos, cómo (así ya lo dijo Marina Tsvetáieva) la vida es "este lugar donde no es posible vivir". Pero aún así, tutto è possibile, o eso es lo que a mí me gustaría transmitirle al pequeño Gio.

5:49 AM  
Blogger Isabel said...

El pequeño o grande Gio (me gusta el diminutivo) hace bien en repetir lo que dice su abuelo.
Ya podíamos tomar como refencia la curiosidad de los niños y no dorminos en los laureles cuando no toca.

Pienso que la escala más baja del trabajo es la minería, sobre todo por las condiciones laborales que en muchos sitios se han tenido que soportar.

Besos.

11:25 PM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, ese pequeño Gio será grande un día, e intentará de cambiar las cosas. Hará más que mostrar su disconformidad y tendrá el poder para cambiar... Pero después, otra vez, se sentirá impotente de cambiar, de influenciar. Pero por lo menos lo ha intentado y quien sabe... Algún día... (se abre la petaquita y se encuentra vacía, dijo Violeta Parra, la cantante chilena que es la protagonista en una película triste que se llama "Violeta se fue a los cielos").

Un abrazo

2:56 AM  
Blogger giovanni said...

(*, tutto sigue siendo posible... la violación de nuestros derechos, la despedida del trabajo, la cierre de empresas, el bajar de los salarios (piensa a lo que está pasando en este momento en las fábricas de Peugeot y Citroën y el director que quiere salarios más bajos para los obreros, y también a lo que dijeron las autoridades de la EU y del Fondo Monetario Internacional, de que hay que bajar sueldos y hacerlo más fácil de despedir a obreros... para resolver la crisis) y, sin embargo, lo otro también sigue siendo posible: protestar, cambiar, mejorar, promover justicia social, etcétera.

3:03 AM  
Blogger giovanni said...

Isabel, la curiosidad del niño puede mantenerse si el niño sigue siendo curioso y nadie logra a quitarle esa curiosidad.

No sé si el trabajo en las minas es la escala más baja... seguro es el más profundo en la tierra. Los mineros en Chile se consideraron la 'burguesía' entre los obreros y ganaron más y tenían más privilegios que otros obreros como por ejemplo los inquilinos, temporeros y afuerinos. (Mi primer trabajo era en el campo, participando en la reforma agraria en Chile en el año 1973.)

Besos

3:09 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

Hola:
No sé que edad tendrá o le habrás aGio.
Si fuera su mamá me espantaría de sus preguntas. jeje.

Si alguno de vosotrs quiere fotos e incluso vídeos de la llegada nocturna a Madrid de los mineros, me las puede pedir. Estuve allí.
Emocionante, alucinante y muy feliz de que los madrileños nos movamos de una puñetera vez.
Estoy muy enfadada con todo hoy.

Luego o mañana, te contaré, si no sabes el tema minero.
Verguenza de gobierno

Un beso

3:45 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, fue un gusto leer tu entrada sobre la marcha de los mineros!

Un beso

2:21 AM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Mi estado de ánimo oscila, como el de muchos, entre el enfado, la tristeza, y el continuar viviendo no como si nada sucediera, pero sí continuando haciendo lo mejor que sé las actividades habituales, a pesar de todo. Aquí, en este sitio en el que vivo, las consecuencias de la situación son menos visibles, todavía, pero en septiembre sí que lo serán, y entonces veremos lo que ocurre. Sí que quiero que mis hijos sean conscientes de lo que vivimos. En fin, me gusta lo que escribes, y el tiempo convierte a todas las fotografías en buenas fotografías.

Un abrazo

3:51 PM  
Blogger giovanni said...

José Luis, el mes de septiembre se avecina y todavía no veo políticos solucionando los problemas que ellos mismos (u otros que antecedieron a ellos) han creado con sus políticas económicas nacionales e internacionales. La situación actual tiene sus antecedentes, su historia y sin conocerla (la historia), es difícil cambiar el rumbo. Los políticos actúan como si pudiéramos simplemente volver a los tiempos pasados de crecimiento económico y eso no es posible. Durante las vacaciones en el sur de Francia he leído todos los días al menos un diario y muchas veces dos (Le Monde et Le Figaro) así estimulando mis reflexiones sobre el mundo en que vivimos. Ahora al trabajo! (para darle forma a mis reflexiones; volveré a leer la prensa española para informarme sobre lo que pasa en España y en el mundo financiero)

Un abrazo

11:11 PM  

Post a Comment

<< Home