Wednesday, April 25, 2012

Fado en Lisboa

En el camino del antiguo tranvía N º 28, en el barrio de Graça en Lisboa, frente al antiguo Cine Royal, está la Tasca do Jaime, un café para escuchar fado auténtico en las tardes de sábado y domingo (16 a 20 horas). El ambiente es agradable y popular y los propietarios, Jaime y Laura Nunes, son muy amables. Su hijo Duarte de 17 años toca muy bien la guitarra. La dirección de Tasca do Jaime es Rua da Graça 91, Lisboa. Aafke pintó varios de los músicos y cantantes que vinieron al café. Hoy es el día de la Revolução dos Cravos, que terminó en 1974 la dictadura en Portugal.

11 Comments:

Blogger Maria Dolors said...

Hace dos años con un grupo de
amigas estuve en Lisboa y me encantó, es una ciudad preciosa
y es cierto hoy se celebra el
aniversario de la revolución de los claveles (lo he leido en el
periódico). El dibujo de los
músicos de Aafke es sensacional
y oir los fados todo un gusto.

Un abrazo Giovanni.

3:39 AM  
Blogger Elvira said...

Sí que toca muy bien la guitarra, de maravilla. Y el fado, precioso. ¡Qué ambiente tan cálido!

¿Y cómo puede Aafke pintar tan bien con tan poca luz?

Besos

12:44 AM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

No he estado en Lisboa, pero iremos, tu entrada me incita todavía más a ir.

Un abrazo

3:01 AM  
Blogger Isabel said...

La primera vez que visité Lisboa me pareció una ciudad mágica, con más pasado que presente. Esa vejez de la historia pesa allí y sentí que el fado, como otras músicas autóctonas, describen muy bien, no sólo el carácter de sus habitantes, sino la ideosincrasia de la ciudad.

Acabo de vivir Lisboa, la princesa del Tajo, como la nombra Pablo en su blog:
http://banhoffzoo.blogspot.com.es/

Y digo, vivir, porque leyendo todo lo que este amigo sabe sobre ella, es como regresar a su historia, sus autores, su celebración de la revolución de los claveles.

Igual que, varios post más abajo te encontrarás con Sevilla, vive a caballo entre las dos cuidades, y me encanta cómo las describe, tan fiel a la realidad de ambas.

Besos y felicidades a Aafke por lo bien que sabe reflejar la realidad con el pincel.

3:46 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

¿Qué puedo decir de Lisboa, de Portugal entera. De su gente o de sus fados, si la primera vez que estuve allí iba de la mano de mi padre y oí,en una taberna antiquísima del puerto, una melodía honda, triste y profunda que me llegó al corazón, cantada por un señor muy mayor, vestido completamente de negro, sombrero incluido?
Es un país precioso y una ciudad fantástica.
Ay, esa revolución de los claveles pegadita siempre a mí.
Ayer, volviendo de otro continente, canté muy bajito Grândola Vila Morena, como cada año en ese día.

Nunca he entendido ese amor que le tengo a Portugal. No Lo entiendo por una razón. Cuando iba al ¨Sur de pequeña, a los niños no se les asustaba con el coco, se les asustaba con los portugueses. Siempre iban vestidos de negro y a los niños nos daban mucho miedo.

La pintura de Aafke, les refleja muy bien.

Perdona que me alargue tanto, me has dado en uno de mis puntos fuertes.

Un abrazo

4:53 AM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, con amigas o sin amigas, creo que siempre es un encanto estar en Lisboa. Viajaste en ese tranvía amarillo antiguo con bancos de madera, subiendo y bajando las colinas? Qué ondulada es Lisboa, no cierto?

Un abrazo

4:47 AM  
Blogger giovanni said...

Elvira, a mí también me extraña como ella puede pintar con poca luz o a largo distancia (por ejemplo, cuando dibujó músicos en una escena de teatro en Salsomaggiore Terme).

Besos

4:51 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, me alegro que os entusiasmé aún más a ir a Lisboa.

Un abrazo

4:52 AM  
Blogger giovanni said...

Isabel, todavía el pasado es muy presente, y también los viejos que andan lentamente por la calle. Voy a leer lo que escribió Pablo, me parece muy interesante, además vi que escribió algo sobre Antonio Tabucchi. Y voy a leer lo que el escribió sobre Sevilla. Qué privilegio de vivir 'a caballo' entre Sevilla y Lisboa!

Besos

4:56 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, visitar una ciudad a la mano de un padre (italiano)... y volver a visitarla sin el padre, y mirar, gozar, leer si te gusta algún poema de Pessoa, toda una experiencia rica para nunca olvidar. Y esa melodía de la canción Grandola vila morena, está grabada para siempre en la cabeza, en la memoria emocional que es la más importante.

Me gustó que te alargaste.

Un abrazo

5:02 AM  
Anonymous Olvido said...

"El fado, sin embargo, no es alegre ni triste. Es un episodio de intervalo. Lo formuló el alma portuguesa cuando no existía y lo deseaba todo sin tener fuerza para desearlo.
Las almas fuertes lo atribuyen todo al Destino; sólo las débiles confían en la voluntad propia, porque ésta no existe...."
eso decía Pessoa
un abrazo

12:38 PM  

Post a Comment

<< Home