Wednesday, March 02, 2011

‘Ella era muy hermosa…’

Ordenando mi cuarto encontré la trascripción de 69 páginas de una entrevista muy rica e interesante que Aafke y yo hicimos con nuestro amigo Alejandro en diciembre de 1992 en Chile para el libro “Weerzien met Chili” (Reencuentro con Chile). Alejandro ha vivido los primeros 33 años de su vida en España. El vídeo “Cristina y Alejandro”, que colgué hace poco en el blog, da una idea de su vida actual, en una parcela en el campo chileno, pero no le muestra como filósofo y escritor detrás de su laptop (ordenador portátil). Ayer le mandé una carta en que dije que él es un ejemplo de cómo vivir “la tercera edad”. Mantiene agilidad y fuerza, tanto corporalmente como espiritualmente.

Aquí siguen unos párrafos de la entrevista de 1992, cuando Alejandro tenía 64 años.

‘Un hombre de mi edad tiene que hacer una elección entre el presente y el pasado. Generalmente los seres humanos de la tercera edad se olvidan del presente, pero te describen minuciosamente el pasado, a veces mitificado y a veces realista.

Por ejemplo yo tengo aquí un conocido español, de ochenta y tantos años, muy lúcido, pero me revienta porque me cuenta lo que hizo en la guerra de España y a mí no me interesa, es historia para mí.

Salí el último domingo de octubre del año de 1959 de Barcelona en barco, en el “Estado de San Vicente”, un barco en ese momento nuevo, español, en clase turística, con pasaje de ida nada más, rumbo a Buenos Aires, 15 días sin ningún problema, simplemente con unos días de mar picado. Y yo casi siempre mareado, solamente en las noches me sentía un poco mejor.

Yo llegué el 13 de noviembre de 1959 a Chile. Permanecí una semana en Santiago, una semana en Valdivia e inmediatamente me enviaron a Corral. A Corral se iba en barco con caldera a vapor, unos barcos muy curiosos y muy antiguos, con mesas en donde se podía ir jugando a los naipes, leyendo o escribiendo, y abajo la gente del pueblo, tomando mate e incluso pegaban a la pared de la caldera bistec para que se asase. Era un viaje muy folklórico, duraba unas tres horas, dependía de la marea porque eran barcos muy lentos. Se destruyeron con el maremoto.

Después, en mayo del 1960, llegó el terremoto y el maremoto. Eso fue una experiencia extraordinaria. Lo puedo describir. No sé si lo prefieren leer en mi novela “Huacho”, porque lo describo ahí exactamente, o bien se los recuento. (…)

Yo siempre vine a Chile con la idea de ser chileno. O sea, sistemáticamente no empecé ninguna relación con españoles porque había visto en Algeria que cada francés que llegaba a Algeria era tomado inmediatamente por la comunidad francesa y le imbuían todos sus prejuicios respecto a los árabes.

Yo estudié filosofía en la Universidad de Salamanca y me especialicé en instituciones griegas y romanas. Lo que a mí siempre me interesó eran las instituciones griegas y romanas con relación a nuestro tiempo actual, porque a mí me interesa lo muerto en función de lo vivo. (…) Después, tuve siempre una gran facilidad manual, decidí aprender carpintería y después aprendí los trabajos en cuero. Siempre he tenido una gran curiosidad por todo lo que fuera manual. Para mí es una necesidad.

Mi padre y sus dos hermanos tenían una gran librería en Madrid, en la Plaza de Santa Ana, detrás de la Puerta del Sol. Esa librería se dedicaba especialmente a surtir de libros a las universidades y también era una pequeña editorial. El hermano mayor de mi padre era abogado, mi padre era abogado y su hermano menor era ingeniero. Murió primero el hermano mayor, después murió mi padre y al hermano menor lo mataron durante la guerra.

A mi padre apenas lo conocí porque murió cuando yo tenía tres años. A la mamá de mi madre, una filipina, la conocí bien. Mi abuelo era sevillano, era un militar. Se casó con ella cuando tendría como 16 años y la llevó a España. Mi abuelo materno murió cuando mi madre era una niña. El padre de mi abuela era el alcalde de Manila y mi abuela vivió en una gran casa. Todavía existe alguna fotografía de ella, vestida como las damas del siglo pasado, con largos vestidos. Ella era muy hermosa…’

10 Comments:

Blogger Isabel said...

jaja... es verdad, a veces hay que armarse de paciencia para escuchar.

12:34 PM  
Blogger Elvira said...

"Un hombre de mi edad tiene que hacer una elección entre el presente y el pasado. Generalmente los seres humanos de la tercera edad se olvidan del presente, pero te describen minuciosamente el pasado, a veces mitificado y a veces realista." Muy cierto. Parece una vida muy rica e interesante.

Besos

2:29 PM  
Blogger giovanni said...

Isabel, no te entiendo, a qué escuchar te refieres?

6:43 AM  
Blogger giovanni said...

Elvira, Alejandro tiene una vida muy rica e interesante. Es una lástima que el libro "Reencuentro con Chile" (1994), que tiene un capítulo muy lindo sobre Alejandro y Cristina, no ha sido traducido.

Besos

6:46 AM  
Blogger José Luis Ríos said...

Parece una persona lúcida y a gusto consigo mismo, que no es fácil. También parece una persona diferente, seguramente lo es, con un discurso pensado y rumiado. Le gusta también lo manual, claro.

Un abrazo, Giovanni

3:55 PM  
Blogger giovanni said...

José Luis, tal vez por 'pensar con reflexión' (busqué el significado de 'rumiado') o pensar demasiado (me tomo a mi mismo como ejemplo) le gusta también lo manual.
Ahora me pregunto si el gusto de tocar un instrumento también tiene que ver con eso: lo manual? Aplica a los que usan las manos para tocar un instrumento. Y cómo es para los músicos que usan la boca?
Creo que los párrafos que elegí tienen un subtexto o varios substextos. Uno es que Alejandro dice que no le gusta el pasado, pero habla con precisión y ojo por detalles sobre cosas del pasado.
Otra cosa es que él habla de un viejo español de ochenta y pico años… y eso es la edad que él tiene ahora. Todavía no habla del pasado sino del presente y de los medios modernos de comunicación de que sabe más que yo!

Un abrazo

12:49 AM  
Blogger José Luis Ríos said...

Hola, Giovanni, Creo que hay actividades manuales que te permiten pensar a la vez que las realizas, por ejemplo pintar tu casa , o ciertos trabajos de carpintería, o de bricolage. Otros requieren más atención.
Tocar un instrumento creo que tiene también su aspecto manual, pero requiere una coordinación de la vista, el oído, y la motricidad fina (los dedos de las manos, si es el piano o la guitarra) muy elevada, por no hablar del otro aspecto, el espiritual o emocional. Hay algo curioso relacionado indirectamente con esto, y se trata de la relación afectiva que se establece con el instrumento que tocamos. En una semana puedo tocar el piano de casa, pero también alguno o algunos de la escuela de música, y a veces también otros. La relación que, yo al menos, no sé los demás pianistas, establezco con el piano no es muy estrecha afectivamente, y no tiene casa nada que ver con la relación que tú tienes con tus guitarras, por no hablar de la estrechísima relación que suelen tener los violinistas con sus instrumentos. El mantenimiento de mi piano no requiere mucho más que limpiarlo por fuera de vez en cuando y afinarlo de vez en cuando, pero vosotros, tú mismo, debes manipular tu instrumento constantemente, y manipularlo más profundamente si cambias las cuerdas, las clavijas, o lo limpias a fondo.
He leído lo del subtexto del que habla Isabel, y también se puede aplicar a algunas fotografías. Parece que cuando se llega a cierta edad, no sé cual, pero deber de ser la que tiene Alejandro ahora, aunque el ya lo practicaba antes, se deja de decir banalidades y se va al meollo de los asuntos. Ventajas de ser mayor, supongo y espero.

Un abrazo

3:44 AM  
Blogger pau said...

A los sesenta y cuatro no seré de la tercera edad, no podré serlo porque con un poco de suerte deberé seguir trabajando.
Tu amigo habla del pasado como cualquiera y lo niega a los demás. Y aunque no fuera así, alinearse en algo tampoco es bueno. Mejor estar en todo, ser un poco todo.
¡Qué bella es la ambigüedad!
Los vídeos son preciosos.

2:23 PM  
Blogger giovanni said...

Cierto, Pau: ¡Qué bella es la ambigüedad! Estoy seguro que Alejandro esté de acuerdo contigo y que alinearse no es bueno. En la misma entrevista de 1992 se muestra ambigua (habla con cariño sobre el pasado).

1:02 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, además de lo que ya intercambiábamos sobre el arte manual de tocar un instrumento de cuerdas, es tal vez también la posibilidad de poder 'manipular' el tono de la guitarra (la manera de tocar las cuerdas con los dedos y las uñas, el lugar de la cuerda que determina si suena más suave o más duro...) y tal vez influye también la forma de la guitarra y del violín.

Un abrazo

1:11 AM  

Post a Comment

<< Home