Monday, February 15, 2010

Patinar sobre el Gouwzee


Durante tres días hemos patinado sobre el Gouwzee, el gran lago entre Marken y Monnickendam que todavía se llama 'mar' (zee).

Es difícil describir el estado de ánimo del patinar sobre el mar. Palabras no expresan por completo la experiencia completa. El cuerpo y el espíritu se unen. No piensas a nada, simplemente estás gozando. Es algo similar al éxtasis erótico o sexual, pero con otra connotación.

La connotación es alegría. Alegría de la vida, alegría de compartir.

No hay otro momento en que los holandeses son tan comunicativos que cuando patinan en la naturaleza. Se hablan como si fueran una grande familia. Cuando hablé con una niña sentada al lado de mi mujer, mi hermano me preguntó: 'Ella también es familia?' (Mi hermano ha vivido más de treinta años fuera de Holanda y escucha hablar de tal y tal persona que es familia.)

Para mi hermano fue más de treinta años que no había patinado. Mi hija arrancó de inmediato como si fuera nacida con patines. (Ya la llevé a los tres meses en "poussette" sur la glace naturelle...)

12 Comments:

Blogger Elvira said...

Debe ser una maravilla, por lo que cuentas. Yo tengo un equilibrio tan malísimo que no creo que hubiera aprendido aunque hubiese empezado de niña. El segundo día que esquié en mi vida me rompí el tobillo y me tuvieron que operar y poner un tornillo que todavía llevo.

Un beso

12:27 AM  
Blogger Bel M. said...

Yo sí sé patinar sobre hielo... sobre el hielo de una pequeña pista artificial abarrotada. No sé si puedo imaginar esta magia, la magia de patinar sobre un mar, ante ese horizonte.
Un abrazo.

2:04 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

Verá cuando regale las muletas lo bien que voy a deslizarme.
No he patinado en su mar. Estuve en la entrega de los Goyas y lo pasé muy bien. Aún me dura la resaca de la fiesta posterior...
Hoy está nevando y si salgo, patino, nado un poquito "chuzi"

Me ha dado mucha risa al leer:
"Es algo similar al éxtasis erótico o sexual, pero con otra connotación"

Perfectamente explicada la sensación.

Besos a toda la familia

4:43 AM  
Blogger Rayuela said...

debe ser maravilloso!
lo disfruté desde tus palabras y fotos.


baci*

5:59 AM  
Blogger pau said...

¡Madre mía!
Hay hasta barcos y el hielo no se rompe.

1:37 PM  
Blogger giovanni said...

Elvira: el primer día que esquié (langlauf) llegué "triunfante" au sommet de la colline (no me vas a creer, pero no sé la traducción en castellano), esperando a Aafke que estaba lejos lejos, y sonriendo de repente cayé hacia atrás dándome un dolor tan tremendo que ese primer día quedó también el último día que esquié. Los demás días en Suiza pasábamos caminando... mucho más agradable.

Un beso

1:33 AM  
Blogger giovanni said...

Bel: si puedes patinar... tienes que atreverte una vez a patinar sobre el mar. Es magia!
Un beso

1:34 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí me quedaré: cuando los niños aprenden a patinar se sostentan con una silla. Hay también adultos que lo aprenden así, pero los últimos años no he visto ninguno... Era tal vez algo del pasado, ya empiezo a ser viejo. Sin embargo, sobre todo patinando (y andando en bici, y caminando, y amando, y trabajando) me siento joven.

Besos

1:40 AM  
Blogger giovanni said...

Rayuela: la maravilla está delante de ti, por abajo (el mar congelado) y por atrás. Estás rodeado en tres o cuatro o cinco dimensiones por la maravilla.

Baci

1:42 AM  
Blogger giovanni said...

Pau: tienes que ver los barcos velando sobre el hielo... Tal vez hoy lo voy a filmar...

1:43 AM  
Blogger Clarice Baricco said...

Nunca he patinado sobre hielo. Y a estas alturas del partido, dudo intentarlo.
Hermosas fotos, y me contagiaron esa dulzura.

Abrazos

G

9:55 AM  
Blogger giovanni said...

Graciela: patinar sobre hielo en la naturaleza es fascinante, sobre todo cuando eres el primero. Es aún más impactante que pisar pie en nieve virginal, por el agua debajo de tus pies y por el liso de la superficie y por el "glisser" (es francés, no se la palabra en castellano).

Una vez he enseñado a patinar a una amiga chilena que había vivido muchos años en Costa Rica... Casu nunca es demasiado tarde, aunque mi hermana francese no se atreva más por temor de romper algo.

Un abrazo

11:56 AM  

Post a Comment

<< Home