Wednesday, September 10, 2014

Tenemos nuestras pequeñas contradicciones

Aafke no hizo ningún dibujo durante nuestra estadía en Leipzig, pero sí pegó un dibujo que ella hizo en el puerto de Santos, Brasil, en la tapa de su cuaderno en que apuntó las cuarenta charlas que escuchamos en la Conferencia de Decrecimiento del 2-6 de septiembre en Leipzig.

Su dibujo del puerto de Santos no está en armonía con el tema de la conferencia dado de que buena parte del comercio internacional (un 80%) pasa por el mar y que ese comercio internacional es parte del problema del sistema capitalista que estábamos discutiendo en la conferencia de Leipzig.

Sin embargo, ella sigue amando los puertos y yo tengo que reconocer que los amo también y que me fascinan y me gustan algunos coches viejos como la Citroën DS y hasta los locomotores a vapor que escupen gases tóxicos de carbón...

Todos tenemos nuestras pequeñas contradicciones o incongruencias, no cierto? Y sumándolas vuelven a devenir grandes, no cierto? Piense al consumo que nos gusta, a casi todos, también. Bueno, no queremos consumir demasiado pero ese i-pad o i-pot o notebook o qué sé yo, necesitamos, no cierto? Y volar en avión es más rápido y más barato que viajar en tren, no cierto?

Claro, 'overconsumption', sobreconsumo, fue uno de los grandes temas que discutimos en Leipzig...

6 Comments:

Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Una persona sin contradicciones es casi un fundamentalista mental. No sé dónde habré leído esto.

Un abrazo

9:33 AM  
Blogger Pau said...

Siguiendo el hilo de hace unos días, te confesaré que yo fui un gran seguidor del decrecimiento, incluso mucho antes que se hablara de él. Por mis andanzas puedes imaginar cuántos años. Ahora, con todo lo aprendido, me doy cuenta que es un error, que no podemos dejar de crecer, quizá no en cantidad de seres humanos o de consumo, pero sí en calidad de vida, en tecnología y en riqueza, que es el resultado de lo anterior.
Personalmente he hablado bastante de decrecimiento, tanto con economistas como con ambientalistas, y no coincido con ellos por su dogmatismo y obsesión por volver atrás.

3:18 PM  
Blogger jan joost said...

No importa donde, José Luis, pudiera haber sido tu propia reflexión, y lo es, creo.

Un abrazo

12:07 AM  
Blogger jan joost said...

Pau, muchos de los 2500 que concurrieron a la conferencia de Leipzig están de acuerdo contigo, creo, por lo que he escuchado en pláticas con algunos. Dogmáticos y obsesionados hay por todos lados, como sabes. La cuestión es, como bien dices, crecer en qué?

12:11 AM  
Blogger Montse Martínez Ruiz said...

Es bueno que existan contradicciones personales, pero en cuanto al crecimiento del consumo creo que no hay vuelta atrás, cada vez se consume más y eso es algo que beneficia al comercio y las industrias. Topando con esas grandes multinacionales animadoras del consumismo, no hay decrecimiento posible, no les interesa.
Un abrazo.

1:42 AM  
Blogger jan joost said...

Estoy de acuerdo contigo, Montse. Las grandes empresas multinacionales no deben ser los motores de la sociedad. Hay que reducir su tamaño y su poder. Otra cosa son las empresas públicas sin fines de lucro como los ferrocarriles, de transporto público más en general, de agua, etcétera. Esas empresas son grandes por necesidad. No todas las empresas estatales son buenas, las de petróleo por ejemplo, no son muy distintas de las privadas de petróleo.
Un abrazo

2:23 AM  

Post a Comment

<< Home