Tuesday, August 26, 2014

Una cita en el puente

Tuve una cita con una piba del colegio que no había visto desde mis 18 años. Ella me había escrito de que quisiera darme la mano (shake hands) en la reunión del colegio del año pasado pero no vino (did not show up).

Ahora sí ella vino, en la hora apuntada o acordada, las 2 de la tarde. Tiene tres años menos que yo.

Caminábamos por la orilla del río donde he vivido 11 años en el barco de la foto de arriba, que se llamaba "Ambulant". La quería enseñar el barco que siempre está en el mismo sitio en el río Amstel, entre el Ceintuurbaan y el Stadhouderskade. Pero no estaba. Seguramente se fue por una semana al astillero, porque cada cuatro años hay que sacarlo del agua, limpiarlo, reparar y reforzar los sitios frágiles (the weak spots) en la piel (de huid) del barco, pintarlo y volver con el al sitio donde reside.

Mi barco tenía un motor (MWM), pero no creo que la gente que vive actualemente en el lo usen para navegar sobre ríos, canales y lagos. (PS: hice u nuevo vídeo My dear Xantia )


4 Comments:

Blogger alruzla said...

Me parece tonto y romantico pero me habría gustado que ustedes todavía vivieran en su barco. No se como un símbolo de juventud? No tomen muy en serio mi idea.

3:26 PM  
Blogger giovanni said...

Te entiendo perfectamente, Alejandro. Caminando recién dos veces por la orilla del río Amstel y charlando con gente que vive en un barco volvió ese sentimiento de libertad que sentía viviendo en un barco. Te has fijado que la foto de nuestros amigos M y M (que tú conoces) fue tomada en nuestro barco?

7:17 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

La foto de arriba tomada desde el barco y la de abajo desde abajo, monocromo y color. No conozco a nadie que haya vivido en un barco como vosotros, aunque debe haberla, claro está. Debe ser algo extraño que el suelo se mueva constantemente bajo tus pies. En Gijón sí vimos a gente que vivía, al menos momentáneamente, al parecer, en el barco, hasta que acabaran las vacaciones.

Un abrazo

6:24 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, te acostumbras rápidamente a ese movimiento y que las lámparas colgadas al techo casi siempre mueven un poquito y bastante cuando pasa un barco. Nunca me fijé mucho en esto.

Un abrazo

11:41 AM  

Post a Comment

<< Home