Tuesday, March 29, 2011

Momentos (3)

El primer día de mi trabajo o las primeras horas o, eso también será posible, los primeros momentos o minutos, de mi entrada en lo que iba a ser mi cuarto en el Transnational Institute, que en aquel entonces se encontraba en frente del Museo van Gogh, tecleé esta carta o este poema o este escrito o esta reflexión sobre ese momento y los futuros momentos en mi vida. Lo tecleé en una vieja máquina de escribir de color verde-gris que estaba en el escritorio.

Voy a tratar de traducir las primeras dos estrofas:

Afuera brilla el sol
los árboles son verdes
el cielo es azul
la vida es bella (pero en vez de escribir 'leven', que es vida en holandés, escribí 'leben', que es alemán; ironía)

un cuarto vacío
una máquina de escribir 'rammelend' (no tengo la menor idea cómo traducir esto; hermana griega, si es que me leas, sabes tú el equivalente de 'rammelend' en castellano? ella ha estudiado español. O hija mía, si me leas, sabes tú...)
con una letra grande

La foto que ilustra esta 'entrada' de mi blog de 1979 viene de una de esas máquinas que se encuentran en estaciones de trenes. Me gustó mucho el abrigo (la chaqueta?) que llevo en la foto. Una vez mi amigo B, quien era director de la Fundación Anne Frank, me dijo: 'Pero andas todavía en ese abrigo viejo?'

11 Comments:

Blogger Aquí me quedaré... said...

Fotomatón, se llaman esas máquinas de hacer fotos por aquí.

Con esa cara, en España, te hubiesen aplicado la ley de vagos y maleantes.

Si no la conoces, estaríabien que leyeras sobre ella. Te asombrarías.

9:41 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, si no conozco qué o quien? De qué o quien (ella?) hablas?

Ah, ahora entiendo: la ley de vagos y maleantes!

Yo creo más bien que esa cara da acceso a gente de un circo (italiano por supuesto) que busca un clown (se llama payaso en castellano?)

fotomatón

1. m. Procedimiento mediante el que se obtiene un número determinado de copias fotográficas en pocos minutos.
2. Cabina donde se lleva a cabo este procedimiento:
necesitábamos fotos en el acto y nos las hicimos en un fotomatón.

9:49 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

He ampliado la foto y tienes razón, tienes cara de clown.

Para ser un clown perfecto (payaso en castellano) te falta la nariz rojita.
Es el signo que nos distingue por excelencia.
Aún recuerdo lo que sufrí para conseguirla con el profesor Gabriel Chamé.

También me he fijado que llevas la barba que está de moda y a la que llamo, la barba carasucia.
jeje...Es usted un adelantado a los tiempos en cuestión de modas.

10:02 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

Me olvidaba de algo.
Las musas no le han tocado con su varita mágica para escribir poesía...

Aunque me envíe una patada en la espinilla, no puedo aguantar la risa.

Un beso

10:07 AM  
Blogger José Luis Ríos said...

Tengo un libro en el que John Berger da, al comienzo, las gracias al Instituto por su apoyo "tanto económico como teórico" para hacer el libro, se llama "Otra manera de mirar", y está escrito por John Berger y Jean Mohr, éste último fotógrafo.
Viendo tu cara, me doy cuenta de que cualquier pequeño desequilibrio de cualquiera de sus elementos, ojos, boca, nariz... modifica mucho la expresión. Ya se que es algo sabido, pero tu cara lo confirma más. Alguien que solo vea, durante un tiempo, esta fotografía tuya, ¿qué pensará?

Un abrazo

4:17 PM  
Blogger giovanni said...

Aquí, gracias por mencionar al Profesor Gabriel Charné. Encontré lo siguiente en internet:

L'Argentin Gabriel Chamé, clown contemporain, mime et comédien, dénonce dans ce solo la folie de nos existences en perpétuel mouvement. Pourquoi arriver pour repartir de sitôt ? Pourquoi aller toujours plus vite ? Pourquoi enchaîner les tâches, répondre au téléphone, ouvrir le courrier, courir après un taxi, sans jamais se poser ? N'oublions-nous rien au passage de la poésie, de l'amour, des autres ? Et c'est ainsi que l'absurde rejoint le sens que chacun cherche d'ailleurs dans sa propre vie. C'est terrible, assez drôle et poétique.

Y justamente dije a José Luis que me gusta movimiento, además de momento...

Antes de tener mi videocámara dije a Aafke que quisiera hacer películas de belleza lenta.

10:55 PM  
Blogger giovanni said...

José Luis, con esa cara mía puedes hacer un pequeño experimento: dividirla en dos partes verticales y pegar las partes únicas así creando dos caras. Lo puedes hacer con cualquier cara y vas a ver que da resultados interesantes. O ya has hecho una vez este experimento? También lo puedes hacer en tu imaginación tapando la mitad de la cara con tu mano o un papel y completar la cara en la parte que falta. También lo puedes hacer sin fotografía, simplemente mirando a la cara de una persona y fijarte en la parte de izquierda primero y después en la parte de derecha. No voy a sugerir esto a Jesús Miramón, porque creo que él se fija mucho en las caras y si él mira con esa perspectiva doble a toda la gente que atiende, se volverá loco... o no?

No sé lo que pensará una persona que se fija en esa fotografía de mi cara.

Un abrazo

11:04 PM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

Por eso me sale una sonrisa cuando leo los intentos de poemas.
Los textos, en la mayoría de los blog que leo y por supuesto el tuyo, leidos despacito, son pura poesía.

Un abrazo y buenos días.

11:13 PM  
Blogger José Luis Ríos said...

Mi mujer lo hace bastante a menudo, cuando ve la televisión, por ejemplo. A veces también corta la cara por la mitad pero horizontalmente, la mitad de arriba y la mitad de abajo, y ciertamente los resultados son interesantes, como dices.
Si hiciera retratos, algo en lo que pienso también, me fijaría más, seguro.

Un abrazo

7:28 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, hay mucha poesía en la vida, por escrito y 'en el aire'.

Besos

1:53 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, así que tu mujer y yo tenemos algo en común. Es interesante pegar las dos partes de una cara y construir cos caras, porque cada cara tiene su lado izquierda que es un poco o bastante diferente del lado derecha.

Un abrazo

1:56 AM  

Post a Comment

<< Home