Sunday, October 07, 2007

Naomi Klein (3)

"Me cansan las teorías conspiratorias," dice Daniel Mercado en su comentario a los dos posts anteriores. Mi primera impresión del nuevo libro de Naomi Klein, por medio del trailer del cortometraje (o es ese video que se puede ver en el blog de Suigeneris el cortometraje completo?), era que esto promueva una teoría conspiratoria. Además, mi impresión era que el libro es más que todo una denuncia.

Una de las razones por que abandoné el Instituto Transnacional era de que tenía harto de la denuncia y en vez de esto prefería organizar un diálogo internacional. Para eso fundé mi propio foro, el Foro sobre deuda (finanzas) y desarrollo, FONDAD.

Ahora bien (esa frase aprendí del actor y director de teatro Claudio di Girolamo, con quien he viajado por América Latina hace más de 20 años), no quiero acusar a Naomi Klein de presentar teorías conspiratorias antes de haber leído su nuevo libro. Entonces seguiré leyendo el libro cuando mi mujer termina de leerlo o cuando me despierto de noche (ojalá el libro no me mantenga demasiado despierto).

Por lo grueso que es el libro de "la señora" Klein, como Daniel la llama (capto cierto desprecio en eso de la sra. o no?) y por otros textos que tengo que leer y quiero leer, podría durar semanas antes de que lo termine. Reconozco que lo leído hasta ahora me incentiva a pensar más profundamente sobre algunas cosas de la economía y de la política. Las páginas leídas me inspiran a dar mi propia respuesta a ciertas preguntas, discrepando o no de Naomi Klein.

Aquí hay otro dibujo de mi mujer.

7 Comments:

Blogger Juan Cosaco said...

Si, lo de "señora" suena a despectivo, jeje, igual que "teoría conspiratoria"; yo creo que es interesante dedicarle un poco de tiempo a una visión alternativa, sobre todo dependiendo de la fuente de la que proceda, que ya tenemos un poco de memoria como para que los mismos nos mientan 2 veces.
No he leído a Klein, tal vez lo haga.
Salud!

10:40 AM  
Anonymous pau said...

Vivimos en un mundo donde, gracias a ¿dios? la comunicación ha revolucionado a los hombres.
Ya no es tan fácil engañarnos, ahora ya no podemos culpar al dictador, al mensajero, al tergiversador de nuestra falta de información.
En la Alemania nazi, los vecinos del campo de exterminio de Dora(creo), fueron obligados por los soldados norteamericanos a pasear entre los "escombros" humanos. Los alemanes giraban sus cabezas, primero indignados por lo que les obligaban a hacer, como si la cosa no fuera con ellos, después horrorizados, avergonzados, escandalizados por lo que ¿sus jerarcas habían hecho? Muchos se escudaron en que no sabían... pero todos sabían, intuían, veían como llegaban los camiones cargados, veían como volvían vacíos. También vieron las quemas de libros, la prohibición a comprar a un judío, a emplearlo, a venderle comida...
Los alemanes sabían, todos sabían.
En las tiendas nadie hablaba, nadie quería saber. La peluquera omitía su opinión, la clienta no abría la boca... de hacerlo su complicidad hubiese sido ¿evidente? Sí, claro, para ellos, para su vergüenza.

Es bueno saber, conocer, denunciar, no callarse nunca. Es bueno porque, así, o somos cómplices o libres de luchar con las armas que disponemos.
¿Naomi Klein?
Pues sí, es un nombre que entra. Es "pegadizo" (fácil de quedarse en nuestra memoria)
¿Utiliza sabiamente el mercado?
Pues sí. Todos queremos que nuestras ideas, compartidas o no, traspasen las mentes, queden, sean escuchadas, leídas, vistas en el cine, la televisión...
¿Qué futuro tienen nuestras ideas si no podemos publicarlas?
Yo pongo mi etiqueta en mi producto, lo hago con la intención que todo el que la vea sepa que es de mi creación; me satisface cuando sé que es buscada, cuando es adquirida... una sana satisfacción. No tan mercantil como de orgullo.

En este mundo solo nos queda azuzar las conciencias. A muchos eso no les gusta, prefieren escudarse tras un pseudo-agotamiento de las teorías conspiratorias, les cansan, están agotados de ellas...
¿Pero no de los muertos? ¿de las injusticias?
Oh! Sí, claro... pero están cansados, tanto como de tanta denuncia.
-¿Para qué sirve tanta denuncia?- Preguntan.
-Me aburre tanta denuncia- Dicen.
No, claro que no. Lo que ocurre es que les incomoda, les fastidia saber que su iPod se ha fabricado a costa de sangre (es un ejemplo). Mejor la ignorancia, mejor el voto útil, mejor la mierda ya que igualmente vamos a navegar en ella.
Después de todo ya ves lo que dice Alan Greenspan:
"Me da pena que sea políticamente inconveniente reconocer lo que todo el mundo sabe: la guerra de Irak fue en buena medida por petróleo"
Es terriblemente incómodo y desgraciado enterarse que nuestro depósito de gasolina no solo cuesta 50€, sino también unos cuantos litros de sangre cada día. Terrible para unos y cansino y aburrido para otros.
(Daría mucho para estar a tu lado escuchando tu guitarra)
Un abrazo.

1:46 PM  
Anonymous luna said...

Pues a mi tambiém me gustaría oir la guitarra ¡¡faltaba más!!!

12:44 AM  
Blogger giovanni said...

Querido Pau: escribí el nuevo post "Euforia" antes de haber leído tu comentario y me sorprende la coincidencia en nuestras referencias a la segunda guerra mundial. También me sorprende la coincidencia en el deseo a lo suave, la melodía de una guitarra. Tú lo dijiste explícitamente, yo sentía la necesidad de tocar la guitarra y lo hice.
De niño era fascinado por las trenes a vapor (las locomotoras con su humo, olor, color negro) que llegaron desde Alemania por el bosque a unos kilómetros de mi casa. Muchos años después me enteré de que por esos mismos "rails" (rieles?), pasando por la misma ciudad de mi juventud y la misma estación de ferrocarriles, habían transportado 100.000 judíos a los campos de concentración.
Pienso escribir una novela sobre un joven que ha vivido en esa misma ciudad durante la segunda guerra mundial y quien ha visto los trenes a vapor pasar...
Un abrazo

1:10 AM  
Blogger giovanni said...

Juan (querido Juan), en vez de leer el libro grueso que en su edición en castellano consta de unos 600 o 700 páginas, es fácil enterarte de las ideas de Naomi Klein por medio de las entrevistas. Ya he leído varias en castellano.
Un abrazo

1:14 AM  
Blogger giovanni said...

Luna, querida Luna, ya he olvidado como poner música en el blog. Lo preguntaré a mi hijo.
Un abrazo

2:04 AM  
Blogger Daniel Mercado said...

Dado que soy el directamente aludido, conviene algunas aclaraciones.
He dicho que no he leído, y que no tengo ganas de leer a esta autora. Es un prejuicio, y así lo confieso, no se basa nada más que en primeras impresiones y comentarios oídos de gente que queda impactada positivamente, a gente que la critica con cierto fundamento.
Si de leer se trata, elijo mis lecturas, cuando no son obligación, y ciertamente me urgen más otras, que esta.
"Me cansan las teorías conspiratorias", lo dije y lo reafirmo, en el sentido de que nos hemos acostumbrado a una mentalidad victimista, por lo menos en latinoamérica. Lo que nos sucede escapa a nuestros esfuerzos y voluntad, y así abdicamos del deber para con nosotros mismos y nuestras sociedades.
Entiendo que es necesario conocer e informarse, ninguna decisión puede hacerse al margen de una adecuado conocimiento. Lo que me cansa es el discurso utopista que de ser denuncia se convierte en efectiva renuncia.

3:48 PM  

Post a Comment

<< Home