Thursday, February 09, 2006

Esperar a alguien

Estoy leyendo un libro que me fascina. El Prólogo dice:

En las páginas que siguen cuento la historia de mi amigo, el camarada y correligionario Franz Tunda.
Sigo en parte sus notas, y en parte sus relatos.
No he inventado nada, no he compuesto nada. No se trata ya de 'poetizar'. Lo más importante es lo observado.

Joseph Roth
París, marzo de 1927

El título traducido es "Fuga sin fin". Para dar una idea del libro cito el comienzo del capítulo VIII:

Todas la noches, apartado de la animada muchedumbre ruidosa y multicolor del puerto de Bakú, podía verse a un hombre que en cualquier otra ciudad hubiese llamado la atención de más de uno. Aquí, sin embargo, pasaba inadvertido, envuelto en una palpable y opaca soledad. A veces, se sentaba en el muro bajo de piedra que rodeaba al mar como a un jardín, los pies colgando sobre el mar Caspio y los ojos mirando al vacío. Sólo cuando llegaba algún barco mostraba una visible agitación, abriéndose paso a través de la densa multitud de los que esperaban y observando a los pasajeros que descendían. Podría pensarse que esperaba a alguien, pero, una vez que todo había pasado, cuando los mozos de cuerda turcos se recostaban de nuevo sobre las paredes blancas o jugaban a las cartas en grupos, y los faetones, lentamente si estaban vacíos o con marcha briosa y alegre si estaban ocupados, se alejaban, el hombre solitario volvía a casa, a todas luces satisfecho, sin la expresión de perplejidad que nos invade cuando hemos esperado inútilmente a alguien y tenemos que volvernos solos.

El libro de Joseph Roth cuenta la historia del teniente del ejército austríaco Franz Tunda, que cayó en poder de los rusos en agosto del año 1916... La foto arriba fue sacada antes de esa fecha. Es mi abuela holandesa que nació en 1885. Supongo que aquí tenía unos veinte años.

2 Comments:

Blogger reflejos said...

Giovanni, lo observado es muy descriptivo. Me gusta.
Por cierto, la foto de mi último post pertenece a Málaga.
Un abrazo.

7:32 AM  
Blogger Zuriñe Vázquez said...

Sugiere, ese párrafo, una lectura culta y profunda. Gracias por mostrarnoslo, me gusta cuando se escriben pasajes de narraciones. Y la foto, como todas las tuyas, única. Un trocito de historia, teniendo en cuenta lo poco que se fotografiaban en esa época. Saludos

2:48 AM  

Post a Comment

<< Home