Saturday, February 25, 2017

Empatía

Dibujo hecho por Aafke Steenhuis.
Mi hermana francesa y yo tenemos un diálogo por correo electrónico en que acabamos de hablar sobre el no sentirnos en casa en Holanda. Esta mañana (domingo 26) le escribí a mi hermana lo siguiente:

Dos veces después de una larga estancia en América Latina no me sentía a gusto en Holanda, en 1973 y en 1982. En 1982, me molestó la arrogancia y la falta de entendimiento, o la falta de conocimiento, que encontré entre algunas (o muchas?) de las personas con quienes estuve hablando. Por cierto, ahora a menudo tengo la misma sensación. Es por eso que pase a veces que no me siento en casa (esto es un razonamiento inverso que no necesita ser cierto) en los Países Bajos?
Sí, un poco. Pero creo que voy a tener la misma sensación en otro país desde el momento en que me siento en casa, salvo cuando me límite a un entorno más privado (que, por cierto, nunca podría hacer porque no puedo disociarme del ambiente más amplio político, cultural y de psicología de masas).

Pero ... lo que he notado es que importa cómo pienso y hablo, si es de manera inclusiva o exclusiva. Me siento más cómodo cuando lo hago de manera inclusiva.

Lo veo como arte involucrar a otras personas en mis experiencias y pensamientos para que ellas puedan compartir pensamientos conmigo o, en otras palabras, puedan identificarse con mis pensamientos y sentimientos. O sea, cuando yo contribuya a que otros puedan expresar su empatía.

6 Comments:

Blogger Isabel said...

Estoy leyendo tus entradas que no había visto. Creo saber lo que sientes. Nunca he sentido esas raíces a las que aluden algunos sobre la tierra de uno.
Y sobre la empatía externa a la de los amigos y familia, ¡qué difícil sentirla con el entorno cuando la intransigencia domina!
Me gusta tu calma en las pequeñas-grandes cosas.
Abrazos.

1:37 AM  
Blogger giovanni said...

Isabel, por qué la intransigencia se produce y por qué domina? Quienes la repanden y por qué? Si es "producto" de nuestro tiempo, en qué tiempo estamos viviendo?

Un abrazo

11:13 PM  
Blogger Myriam said...

Sobre este tema tenemos para hablar largo y tendido en persona! Sabes que te entiendo perfectamente.

Sobre la empatía, suscribo al comentario de Isabel, para no repetirme.

Besos

11:25 AM  
Blogger giovanni said...

Será lindo hablarlo... Un beso

3:50 AM  
Blogger JL Ríos said...

Os he leído. Tampoco yo siento esa comunión o raíz con la tierra. He vivido en varios sitios y mi "patria", si tengo que llamarla de alguna manera, es otra cosa. Creo que no tengo patria, vamos a decirlo de una vez. Voy cada día a Cataluña, trabajo allí, y progresivamente el nacionalismo va adquiriendo más y más importancia. No estoy seguro de que acabe bien la relación entre nacionalistas y no nacionalistas, así que me preparo para cualquier cosa.

Un abrazo

1:42 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, España es un país grande y eso conlleva que haya diferencias entre regiones, aunque no necesariamente eso produzca nacionalismos. Influye hasta el día de hoy la historia de la formación de España. En mi familia se dice que descendemos del hijo bastardo del rey de Áragon y aunque no lo creo ayuda identificarme más bien con un grupo de gente más amplio que los de Áragon o lo que sea. Curioso que para alguna o mucha gente es tan importante con qué grupo se identifican de tal manera que salga un nacionalismo porco sano para ellos mismos y para los que excluyen. En vez de excluir o sentirse exclusivo prefiero incluir y sentirme inclusivo. Claro, hay la propaganda y el lavado de cerebros que influye en la formación de nacionalismos, lo que noto también en Holanda.

Un abrazo

9:58 PM  

Post a Comment

<< Home