Thursday, January 14, 2016

Pensando sobre el futuro (2)

Tropea
A mi compañera le encanta mucho viajar, a países lejanos, en avión. (A mí me encanta un poco menos.) Dentro de poco viajaremos en un cruise de una semana por el Mar Mediterráneo, haciendo escala en Marseille, Barcelona y Roma entre otras. Claro, no haremos ese paseo como pensionados o jubilados 'normales', sino como escritores. Hay diferencia?

Queremos colectar impresiones e informaciones para nuestro libro sobre puertos en el mundo (su historia, presente, futuro, y, eso también, el futuro de la gente que vive en este mundo loco e injusto en donde una parte de la población mundial sobreconsume productos transportados a larga distancia por grandes barcos y aviones que tienen precios relativamente bajos gracias a la mano de obra barata y los bajos costes de transporte).

Qué impacto tienen esos viajes de gente en avión de Aafke y yo y otros ciuadadanos mundiales y de los productos transportados en avión y barco en el cambio climático? Hace poco leí que el transporte marítimo mundial contribuye a un 3% del total de la emisión CO2.

No es poco. Es igual que la emisión de CO2 de Alemania, un país importante en la economía mundial.

6 Comments:

Blogger NáN said...

No me has dado tiempo a comentar el acertado post anterior, así que me apresuro con este.

Para los artistas, un viaje tiene un sentido muy diferente. Como dices, permite recoger experiencias del pensamiento y también, ¡tan importantes!, de los sentidos. Hay escritores que apenas se han movido de su sitio, pero son muchos más los que han aprendido mucho, y nos han entregado la experiencia a los demás, por lo que ven en los viajes o, simplemente, por romper con la rutina, lo que produce un alto crecimiento de la creatividad.

En ese sentido, considero que al viajar hacéis algo distinto a lo que hacen los no-artistas: viajáis por y para todos los demás.

Más pronto que tarde (y si es demasiado tarde ya no servirá de nada) tendremos que plantearnos que hay cosas que no se pueden ni deben hacer. A lo peor, no debemos viajar tanto. A lo mejor, debemos renunciar a comprar tantas cosas tan baratas e inútiles. Ahí es donde debe plantearse el sentido: en la necesidad de pagar el alto precio climático a cambio de mercancías innecesarias... o la necesidad (creo que falsa) de que después de tantos años en los que viajar era de ricos, ahora cualquier trabajador se haga dos viajes europeos y uno internacional al año.

De todas maneras, todo debe estar sometido a un análisis técnico y científico. Un investigador me decía, con respecto a ciertas frutas que hora tenemos todo el año en los supermercados, cuando está fuera de temporada: “Parece que es más sensato traerlas de Francia o Italia que de Sudamérica, pero la realidad es que su transporte en avión es menos nocivo para el cambio climático que mantenerlas en congeladores. a 30 kilómetros incluso de donde vivimos”.

11:16 AM  
Blogger giovanni said...

NáN, de acuerdo, voy a parar de parir un attimo para permitir comentarios. El tuyo es muy preciso, se odría decir acertado también. Como quizás hayas notado estoy pensando últimamente en italiano, por ese cortometraje sobre mi abuela napolitana que me puso en contacto con italianos. Ayer visité a la hija mayor del hermano mayor della mia nonna, ella tiene 93 años.

Me siento aliviado por tus comentarios... Más en serio: sí, creo que tenemos (tengamos) que viajar menos, o en bici y a pie (o a caballo), como lo hicimos antes. Claro, mi abuela napolitana y su madre viajaron bastante, gracias a la plata (como dicen en Chile y otros países latinoamericanos cuando hablan de dinero).

Aquí tenemos kiwi que vienen de Italia en vez de Nueva Zelandia...

Parece que hay un problema con los congeladores... Lo hay también con los airecondicionadores y las estufas. Parece que tenemos que ser capacez nuevamente de aguantar el calor y el frío, o por lo menos más que antes. Y podemos volver a la calefacción típica en nuestros hogares de ayer: sólo una estufa prendida, en la cocina o el cuarto donde estemos durante el día. Eso ha sido lo normal en la casa de Aafke y sus familiares en su juventud.

Aparte de todo eso, o más encima, tenemos que pensar sobre nuestros sistemas de pensiones, de seguros, et cétera.

En mi borrador en "Thoughts" estoy ligando esta temática a las costumbres, modas y convicciones (religiones, ideologías) que determinan como funcionan nuestras economías, o mejor dicho: nuestras sociedades en sus aspectos económicos que cada vez más han infiltrado fueros que antes no eran determinadas por conceptos económicos rstringidos y miopes, ve lo que pasa en el fuero de la cultura, salud y educación...

Un abrazo

11:23 PM  
Blogger NáN said...

Oye, que no es una crítica, ¿eh? Cada blogger puede imprimir el ritmo que quiera. Lo que pasa es que los lectores ocupados con otras muchas cosas, que dedicamos un tiempo limitado a recorrer nuestros blogs favoritos, llevamos un ritmo más pausado. Acabo leyendo todas las entradas, pero comento en la más reciente de las que leo.

1:45 AM  
Blogger giovanni said...

NáN, a pesar de tus múltiples actividades eres el único que ha comentado a los últimos posts, entonces mejor me adapte un poco a un ritmo normal... (en este blog, esta mañana escribí un breve post en Thoughts)

1:54 AM  
Blogger JL Ríos said...

Leo también las entradas, Giovanni, pero reconozco que no tengo nada interesante que decir, creo, así que más bien aprendo de lo que decís vosotros, eso es lo que ocurre. Lo que también ocurre es que si haces una cosa no haces otra, y no encuentro tiempo para todo, como probablemente os ocurre también a vosotros

Un abrazo.

7:52 AM  
Blogger JL Ríos said...

Pero lo encontraré, claro que lo encontraré, el tiempo. Un abrazo.

7:54 AM  

Post a Comment

<< Home