Monday, January 27, 2014

Dag Ko, dag Jan

El primer café con leche era muy rico, gracias a la leche entera viniendo directamente de la granja y el buen café, ambos productos comprados en una tienda que suelo visitar regularmente, distinta de la tienda de la rubia en que estaba esta mañana la morena (esa tienda visité por la segunda vez), y en que el dueño siempre me saluda diciendo dag Jan y yo lo saludo diciendo dag Ko y a nos dos nos gusta vernos y charlar un rato. Incluso cuando no decimos nada nos sentimos bien.

2 Comments:

Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Hay rutinas muy agradables, aunque cambien un poco.

un abrazo

12:40 AM  
Blogger giovanni said...

Cambian con la edad, aunque no todas, y con los lugares donde uno vive, y seguramente con el tiempo, las estaciones y otras cosas. Y cierto, hay rutinas muy agradables y otras un poco menos agradables.

Un abrazo

7:32 AM  

Post a Comment

<< Home