Tuesday, January 21, 2014

Cien años (mi padre)

He leído las cartas que él escribió a mi madre, a su madre y a su hermano. He leído los papelitos con sólo un par de palabras que él, de pequeño, escribió a su padre pidiéndole de volver pronto. He mirado decenas de fotos de él, desde su infancia hasta el hombre guapo y maduro que era, sonriendo. Y hasta las últimas fotos en que era muy flaco, también en su cara. He escuchado la música que él tocaba con su banda. He andado en sus zapatos, en sus botas de caballo, en su ropa de tenis. He ido a fiestas en su fina camisa blanca comprada en la Maison de Bonneterie en La Haya. Lo he tenido cerca de mí durante más de siete años y lo he tenido dentro de mí los años después. Sin embargo, no puedo decir que lo conozco bien. Mañana, el 22 de enero 2014, será hace cien años que nació mi padre. Murió el 31 de julio 1955.

La foto de arriba viene de uno de los álbumes que tengo guardado en mi casa y la de abajo es una copia de una foto que mi hermana francesa me mandó.

17 Comments:

Blogger Elvira said...

Mis dos padres habrían cumplido 100 años en el 2013.

Un beso

1:46 PM  
Blogger NáN said...

Si los padres muertos o muy envejecidos no fueran un enigma, doloroso o alegre, la literatura no existiría.

2:33 AM  
Blogger Maria Dolors said...

A pesar de los años, el recuerdo y el cariño permanece inalterable en
nuestros corazones.
Un abrazo.

5:04 AM  
Blogger Montse said...

Guardas un bello recuerdo de él, las fotografías solo son una parte, la otra la llevas dentro incluso en pequeñas cosas que ni siquiera sabes que están ahí, hay un gesto, una mueca que viene de nuestros progenitores. Mi padre murió hace muchos años, demasiados y mi madre hace apenas dos años y de ambos hay cosas que seguramente desconozco.
Como dice María Dolors, el recuerdo y el cariño es lo que permanece y, al fin y al cabo, es lo que importa.

12:13 PM  
Blogger Myriam said...

Muy emotivo homenaje a tu padre, Lindas fotos. Me imagino que no ha sido fácil para ti que se haya ido cuando tenías 7-8 años,

Un abrazo, GIO

12:14 PM  
Blogger Jesús Miramón said...

Murió muy joven, demasiado joven, pero vive en ti.

Un abrazo fuerte.

12:34 PM  
Blogger giovanni said...

Elvira, no es tan común que los parejas, maridos, tienen la misma edad. Entre tus padres uno de los dos dijo alguna vez que era mayor?

Un beso

3:12 AM  
Blogger giovanni said...

NáN, un enigma estimula y también se lo puede cultivar.

3:13 AM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, qué seríamos sob nuestros corazones?

Un abrazo

3:14 AM  
Blogger giovanni said...

Montse, hay una multitud de pequeñas cosas, sé algunas, de otras, por ejemplo ciertos gestos, es mi hermana francesa o una tía que me dijo alguna vez: exacto como tu padre... y de otras cosas no estoy consciente. Los padres suelen morir antes de las madres.
Un abrazo

3:23 AM  
Blogger giovanni said...

Myriam, como sabes mi hermana francesa se llama Myriam y fue ella que me envió el 21 una carta hablando de la fecha de nacimiento de nuestro padre y de sus resuerdos a él. Ella tenía 11 años cuando nuestro padre murió y su experienca de su muerte es bien distinta de la mía.

Un abrazo, Myr

3:31 AM  
Blogger giovanni said...

Jesús, vive en mí y mis hermanos.

Un abrazo

3:32 AM  
Blogger Elvira said...

No, Giovanni. Mi madre era 10 meses mayor que mi padre, pero como era muy presumida, nunca lo decía. Ella vivió 24 años más que él.

5:26 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

Guardo muchos recuerdos de los míos. Mi padre murió joven, no tanto como el tuyo.
A los dos les echo de menos. Eran estupendas personas y unos padres fantásticos.
De mi orfandad lo que más me dolía y me sigue doliendo es decir papá y mamá y que nadie diga ¿Qué quieres hija?

Me gustan tus recuerdos y me ponen blandita

Besos, besos

2:48 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, creo que tú misma puedes decirlo: Qué quieres hija?
Yo hago eso, que hablo conmigo con voz o perspectiva de otra persona, incluso mi madre y, cuando escribo algún texto 'literario', mi padre o abuela o abuelo, o bisabuelo. Puse literario entre comillas porque la frontera entre literatura y relato es para mí muy fina. Claro, hay literatura buena y literatura mala y soy bastante crítico, no con lo que escribo en castellano sino con lo que escribo en holandés.

Besos

3:22 AM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Supongo que nosotros influimos tanto en nuestros hijos como nuestros padres han influido en nosotros, aunque hayan vivido no muchos años, en algunos casos. Bueno, estoy seguro.

Un abrazo

12:43 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, estoy seguro también y ojalá salga una mezcla buena de cosas buenas y malas. Las unas no existen sin las otras.

Un abrazo

11:53 AM  

Post a Comment

<< Home