Wednesday, December 04, 2013

Mosén Millán y el zapatero (1)

En el avión de ida a Sevilla leí "Réquiem por un campesino español", en holandés. En Sevilla compré la misma novela en castellano. En la casa de Milagros vi la película del libro que sigue fielmente el tramo de la novela y reproduce textualmente algunos diálogos en ella. Sin embargo, como es una película, agrega algo muy esencial, lo visual de la persona principal, Mosén Millán y de él, más que todo, la cara, que expresa lo que piensa y siente. Yo diría que el actor que es Mosén Millán me es más simpático que el Mosén Millán que me imaginé leyendo la novela de Ramón Sender.

Milagros tiene un amigo que se llama Paco. Paco escribe libros, libros de pocas páginas, del tamaño de "Réquiem por un campesino español", aunque mi versión en castellano contiene 146 páginas gracias a una introducción larga de casi sesenta páginas. Así que la novela empieza en la página 71. *)

Resulta que (qué forma rara de decir algo) el amigo Paco es el actor que es el zapatero en la película de Réquiem hecha por no sé quién o quienes. Eso es una de las grandes diferencias entre una novela y una película: una novela está hecha por una sola persona (a veces por dos, como en el caso de una novela de Cesare Pavese y Bianca Garufi), mientras una película está hecha por un sinnúmero de personas.

En un siguiente post os contaré por qué me gusta más el título original, Mosén Millán, que el título dado a la novela después, creo por primera vez en su versión inglesa, y también os contaré sobre mi encuentro con Paco, el escritor y actor (el zapatero).

* A los que les gusta los números os digo que la introducción empieza en la página 9 y termina en la página 65 y que la novela termina en la página 146 y que el total de las página es 158. A los que les gusta el espesor de las páginas os puedo decir que la novela en holandés es igual de grueso que la versión en castellano porque a los editores holandeses les gusta sacar un libro de pocas páginas en papel más grueso para que parezca un libro de más páginas. La versión en holandés, en letra más chica que la versión española, tiene 70 páginas. A los que les gusta el olor o perfume, os digo que me gusta más como huele la edición española que la holandesa.

4 Comments:

Blogger Isabel said...

¡Qué bueno, giovanni! ¡Hasta el olor!
Me encanta tu curiosa manera de relatarnos lo que vives, lees, etc.

Abrazos

1:50 AM  
Blogger giovanni said...

El olor de un libro puede ser muy importante, Isabel. Hay libros que huelen muy ricos o que me hacen pensar en cosas que no capto de inmediato (que son subconscientes).

Un abrazo

11:30 AM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

¡Qué casualidad! Es un actor diferente, eso para mí es claro. Diferente por su físico, que lo hace peculiar, porque lo recuerdo en papeles de secundario, pero de secundario de calidad, y porque no ha estado nunca de moda, pero siempre ha estado, y está, ahí. No es nada fácil ser coherente y amar la literatura o la poesía. Creo que es más actor de teatro que de cine.

Un abrazo

7:30 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, tú has visto más a Paco Algora que yo. Sin embargo, yo pude tocarlo y, además, tuve su campera puesta dado el viento frío en la terraza donde nos saludamos en ese pueblo en donde vive. No sé si se llama campera, es como una chomba con zipper y de esa tela moderna de que siempre olvido el nombre en holandés y no es holandés sino inglés y creo que en castellano es la misma palabra. Es una tela que calienta bien.

Un abrazo

PS: ahora me acuerdo, en holandés se llama flies pero no tengo ni idea cómo se escribe eso. flis, flyse...

10:35 PM  

Post a Comment

<< Home