Friday, November 22, 2013

Mi tío piloto

"Claudio es un niño que ama las gorras. Dos son sus favoritas: la de soldado de color verde aceituna y la de piloto de avión de color azul. La gorra de soldado se la regaló una tía de Canadá y la de piloto un tío de los Países Bajos. Su tío era un hombre muy guapo y bronceado, se parecía a una estrella de cine que Claudio había visto una vez en una revista. Cuando el niño había preguntado a su madre cómo se llamaba aquel hombre famoso ella, con aire divertido, le había dado un nombre añadiendo que era un actor de los Estados Unidos de América, un país muy rico en el que se filmaban muchas películas. Claudio le había preguntado entonces si su tío era rico, a lo cual su madre había respondido, entre risas, que no lo sabía, preguntándole a continuación: "¿Acaso quieres ser rico cuando seas mayor?". "Sí", había contestado él, "tan rico como para poder comprarme un avión".

Después de escapar de Holanda durante la Segunda Guerra Mundial en una pequeña chalupa a motor rumbo a Inglaterra, su tío se había formado como piloto de combate. En un ejercicio de vuelo nocturno sobre Australia se había estrellado sobreviviendo milagrosamente al accidente. Claudio le pedía una y otra vez que le contara esa aventura, así como la historia de su fuga en el pequeño bote junto a otros dos amigos, acosados por la potente luz de las lámparas de los alemanes."

                                               *           *           *
Buscando una foto en el archivo de mi viejo ordenador (que mi hijo puso en el nuevo) encontré la foto de arriba. Es de mi "tío piloto" cuando escapó durante la ocupación nazi en una pequeña chalupa a motor rumbo a Inglaterra. La foto viene de una película 8 mm hecha por un soldado norteamericano (o era inglés?) que vio acercar a la chalupa desde la costa de Inglaterra. La foto de abajo es de su mujer, mi querida tía Netty, cuando la visité a ella y su marido en su casa en el sur de Francia.

PD: No podía encontrar la foto de mi tía Netty... Será para un próximo post.

6 Comments:

Blogger Maria Dolors said...

Es fantástico recordar las vivencias infantiles, son tan tiernas....
Feliz fin de semana Giovanni.

9:54 AM  
Blogger Pau said...

Una chalupa desde Holanda hasta Inglaterra!!!
Hay que tener valor
Hasta hace poco (quizá aún lo tenga) tenía un pequeño motor fueraborda de aquellos tiempos. Lo utilicé en mi pequeña lancha hinchable en Cadaqués.
Hay que tener mucho valor...

11:49 AM  
Blogger giovanni said...

Hay algo de fantasía en ese recuerdo infantil pero creo que la haya en todo recuerdo infantil e incluso de maduro.
Feliz dmingo Maria Dolors.

10:20 PM  
Blogger giovanni said...

Pau, ese tío tenía mucho valor y según el mismo le gustara, gustaba, arriesgarse. La noche en que se accidentó con el avión que le hizo quebrar en varias partes la parte baja de su pierna, había tormenta y ninguno de los otros pilotos en entrenamiento se atrevió a volar. Eso se le pasó en Australia en donde siguió su instrucción para ser piloto de guerra, para liberar a Indonesia de los japoneses, que en aquel entonces era todavía una colonia holandesa, y después de la guerra, cuando había vuelto en Holanda, siguió andando muchos años con una pierna que le dolía mucho. Hasta un día en que decidió dejar cortar su pierna... para después tener el famoso dolor de "pierna de pesadilla" (spookbeen).

10:30 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Así comenzaba un relato tuyo, si no me equivoco.

Un abrazo

1:43 AM  
Blogger giovanni said...

Tienes buena memoria, José Luis. Y gracias a Jesús salió en un español correcto.

Un abrazo

1:45 AM  

Post a Comment

<< Home