Friday, October 18, 2013

Cantar Marina

Hace dos años me mandó una tarjeta con cambio de dirección temporaria. Pensaba que se mudó temporalmente a otra casa para recuperar de algo, pero no tenía ni idea qué podría ser. La llamé y ella me contó que no podía vivir más sola y se había ido por tiempo indefinido a una casa para ancianos. Estuve al punto de salir de vacaciones y la prometí de pasar cuando estaría de vuelta.

De regreso no pude encontrar la tarjeta de cambio de casa. Los días y y meses después busqué la maldita tarjeta y no la podía encontrar. Busqué en internet. Durante horas y horas hice todo lo posible para encontrarla. En vano. Llamé a su antigua casa y dejé mensajes en su máquina contestadora. En vano.

Anteayer encontré la maldita tarjeta. Llamé a la casa donde ella ojalá todavía estuviera y una señora me contó que ella estaba viva.

Ayer por la tarde la visité. Entré en la sala de recreo (o no se dice recreo?) y cuando nos abrazamos la veía igual de joven para sus años que antes. Tiene 82 años. Toqué la guitarra para ella y para los otros habitantes presentes y prometí de cantar la canción Marina de Rocco Granata en una próxima visita.

En la foto de arriba se ve a ella y a mi tío Gerard (único hermano de mi padre). Mi tío murió en 1987. He escrito sobre él y ella en posts anteriores.

6 Comments:

Blogger Elvira said...

¡Cómo me alegro de que encontraras esa tarjeta a tiempo! Muy bonito.

Un beso

2:44 AM  
Blogger Maria Dolors said...

Seguro que su alegria fué inmensa al verte, que suerte que tuviste al encontar la tarjeta.
Un abrazo.

11:20 AM  
Blogger giovanni said...

Elvira, a veces cuesta reencontrar una cosa y no siempre es posible. esta vez sí, felizmente.
Un beso

10:19 PM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, la alegría fue grande, tanto la mía como la suya.
Un abrazo

10:20 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

¡Ah, qué historia, Giovanni!

Un abrazo

7:54 AM  
Blogger giovanni said...

Con final feliz, José Luis. O sea, con happy end. O en holandés: met een gelukkig einde, aunque de repente me suena como un holandés un poco raro. Ayer dije a mi hermana griega que podría tratar un tema lo más fácilmente en castellano en primer lugar, en holandés en segunda lugar y en inglés en tercer lugar. El tema a tratar tiene que ver con la corresponsabilidad de gente relativamente rica por la miseria o la mala suerte de gente relativamente pobre. Estuve hablando de riqueza y pobreza en términos de plata, dinero.

Un abrazo

2:22 AM  

Post a Comment

<< Home