Friday, October 11, 2013

Una carta desde Santos



Bom dia !

Ahora estamos tres días en Santos, el puerto a sesenta kilómetros de São Paulo. Es el puerto más grande de América Latina. Es un antiguo puerto, los portugueses llegaron aquí poco después del año 1500. La ciudad  se encuentra en una isla en la costa y está rodeada de anchos ríos, lagunas, montañas con vegetación tropical, bosques de manglares. En los muelles del puerto, además de grandes buques portacontenedores chinos y buques europeos, están muchos barcos desvencijados y transbordadores. 

En la orilla se encuentran innumerables bodegas, galpones derrumbados, viejas oficinas portuarias coloniales y silos, y en la boca del río y en alta mar navegan enormes transatlánticos, barcos oxidados, botes coloridos, dragas - también una de los Países Bajos - y remolcadores, todo mezclado. Es una hermosa vista, todos esos barcos en medio de las islas montañosas en el agua brumoso. 

Según un empresario brasileño que tiene dos fábricas de hielo en el puerto y conoce el puerto más de cuarenta años, el lugar es un gran lío de malos caminos para camiones (muchos empedradas no bien planas y agujeros en la carretera), de ferrocarriles pobres, de cobertizos en mal estado en el que nada más se hace, de corrupción rampante en todas partes, al igual que en todas partes de la economía brasileña. En definitiva, una triste historia de oportunidades perdidas para hacer un puerto ordenado y una economía ordenada, según el empresario. 

Luego por la tarde nos dirigimos a través del puerto con el empresario brasileño, como si fuera el dueño del puerto él conducía su jeep a lo largo de los muelles y almacenes, metiéndose entre los camiones, y vimos con nuestros propios ojos que en verdad el puerto es un lío, pero un lío muy vivo y con mucha actividad, mientras que según el empresario era un día tranquilo! Y el puerto es grande, se estrecha a muchos kilómetros de largo.
"El puerto de Valparaíso es pequeño pero bien organizado," dijo el empresario. Opinaba que Chile era el país mejor organizado de toda América Latina. En segundo lugar venía Uruguay. Y el resto de América Latina en realidad era nada.


Esta mañana hablé con un empresario inglés, de 70 años, que tiene una agencia para el manejo de las embarcaciones. Él estuvo hace mucho tiempo una vez en Delfzijl, el puerto donde Aafke nació, para comprar su primer barco, cuando todavía trabajaba de capitán. Encontró Delfzijl un agujero desagradable donde no había nada que hacer, y comparó Brasil con los Estados Unidos, un país con posibilidades ilimitadas. Se quejó en particular sobre la ineficiencia y la obligación de emplear a los miembros de un sindicato. Pero dijo que era bueno que gracias a los gobiernos de Lula habían menos pobres. Y encontró Brasil un lugar agradable para vivir: no había racismo y la gente era agradable.


Va bien con nuestra recolección de información. Ayer por la tarde nos encontramos con un historiador y poeta, Flavio Viegas Amoreira, un hombre impulsivo, que tiene en toda su poesía el mar como tema principal. “Tengo un sentido del mundo atlántico ", dijo, y contó que sus antepasados ​​eran judíos portugueses refugiados en Amsterdam a principios del siglo XVI. "Estoy lejana familia de Spinoza". En el siglo XVIII, regresaron a Portugal, a Faro en el Algarve, y emigraron nuevamente en el 1930, durante la crisis global, al puerto de Santos. Su abuelo estaba exportando petróleo de Santos. Dijo que entre los exploradores y navegantes que viajaron a Brasil a principios del siglo XVII y fundaron Nueva Amsterdam, que después volvió a ser Nueva York, había muchos judíos portugueses. Él nos invitó a una reunión sobre Albert Camus en la Pinacoteca de Santos, un museo que está completamente dedicado a las pinturas de Benedicto Calixto - que ha hecho numerosas pinturas y frescos de Santos.

Y ahí nos encontramos con otro escritor, Alessandro Atanes, que nos dio un libro, "Esquinas do Mundo", sobre puertos y literatura. Él escribe principalmente sobre los escritores que han visitado el pintoresco puerto de Santos: Albert Camus, Pablo Neruda, Blaise Cendrars, y los escritores brasileños. Le dije a Alessandro que nosotros también escribimos sobre puertos y literatura, sólo nos centramos más en la economía internacional.

Lo que está pasando en Santos, y en todos los puertos, es que el gobierno quiere privatizar una parte del puerto o el puerto completo, lo que significa que habrá muchos despidos entre los estibadores y que el contratar del trabajo ya no estará regulado a través de los sindicatos. Habrá contratación libre, individual. Los sindicatos se oponen. Pero el empresario inglés con quien hablé esta mañana, está a favor de la privatización y libre contratación. Él cree que las leyes laborales tienen que cambiar para que los operadores portuarios privados no sean obligados a contratar mano de obra por medio de los sindicatos sino que ellos pueden elegir libremente sus empleados. El taxista que me llevó a la cita con el inglés y quien había trabajado muchos años en el puerto me dijo que antes había 9.000 trabajadores en el puerto y ahora sólo 5.000, como consecuencia de la mecanización y computarización.

“Ellos quieren hacer de Santos un puerto aún mucho más grande", dijo el empresario inglés riéndose. "Pero tengo que ver qué sucede, porque ¿dónde se construyen los muelles, aquí en esta zona húmeda? Es mucho más barato y más eficiente construir un nuevo puerto a cincuenta kilómetros de aquí." El puerto de Santos fue construido a finales del siglo XIX por los ingleses y manejado por ellos durante muchos años.

En esa época todo giraba alrededor del café, como hemos visto en el Museo del Café en el centro de Santos. Millones de inmigrantes acudieron a la zona de São Paulo, la mayoría japoneses, pero también casi un millón de italianos. Yo sabía que vivían De Ferrantes en Brasil, el apellido de mi abuela italiana. A través de internet encontré a una señora de más de ochenta años en Paraná, que se llama Ceres de Ferrante y cuyos abuelos vinieron de Diamante, en Calabria, al igual que familia de mí. Encontré un número de teléfono de ella y la llamé. Le prometí que iba a enviarle algunas fotos de mi familia de Diamante cuando estaba de regreso en Holanda.

13 Comments:

Blogger Pau said...

¡Qué interesante es encontrar gente tan próxima y lejana!

1:01 PM  
Blogger Isabel Mercadé said...

Oh qué preciosa e interesante carta. Mil gracias, Giovanni!!

1:09 PM  
Blogger giovanni said...

Volví enriquecido, Pau. Y también con mucho entusiasmo y nueva energía. A veces hay que viajar y cuando tienes un proyecto, el viajar puede volverse aún más atractivo.

Ya eres 'abuelo'? Supongo que sí, porque ese un día o doas ya han pasado.

9:28 PM  
Blogger giovanni said...

Hay cuatro cartas más, Isabel, pero no sé si todas son tan interesantes. Fue un placer traducir esa primera, que era la quinta, y espero que las otras me darán semejante placer.

9:30 PM  
Blogger Pau said...

Soy abuelo-tío. En realidad lo soy desde hace 8 años. Mi hija me hará abuelo en febrero.
Digo abuelo-tío porque mi cuñada tiene 20 años menos que yo y quedó huérfana a los 11, mi suegra es como si no existiera y su hermano mucho peor. Xeli y yo hemos hecho de padres y ahora de abuelos.

3:54 PM  
Blogger Maria Dolors said...

En cualquier recóndito lugar siempre
hay alguien cercano, muy interesante Giovanni.
Un abrazo.

11:22 PM  
Blogger giovanni said...

Pau, os felicito. Qué hermoso, no, ser padre y ser abuelo? Yo espero que se atrase todavía un poquito el momento de ser abuelo. Ese nuevo proyecto de escribir un libro sobre puertos y el mundo en que vivimos, me tiene bastante ocupado.

11:39 PM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, y el último día me encontré con un trabajador del puerto que me preguntó de sacar una foto de sus dos pequeños hijos y él y ahora tengo una correspondencia hermosa con él. Ha vivido 10 años en Barcelona, hasta que tanto él como su mujer (una alemana) perdieron el trabajo y se quedó en paro.
Un abrazo

11:42 PM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, ...y se quedaron en paro. Decidieron de ir a Brasil de donde él viene. Tal vez me acercó porque veía a Aafke pintar los barcos que entraron por mar en el puerto y veía que éramos extranjeros. Su abuela era holandesa... La cercanía se da por todos lados, allá y acá.

11:46 PM  
Blogger Montse said...

Es apasionante lo que nos cuentas y lo más asombroso es haber encontrado esa señora allá que es pariente tuya.
Un abrazo!

12:39 PM  
Blogger giovanni said...

Montse, después de publicar esta carta desde Santos, la última carta que escribimos durante nuestro viaje, Aafke y yo hemos agregado una frase al final:

Via handel, politiek, cultuur en emigratie zijn alle werelddelen, en wij mensen ook, met elkaar verbonden.

O sea: Por medio de comercio, política, cultura y emigración todos los continentes están interconectados y nosotros, gente, también.

Un abrazo

9:18 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Me han gustado las fotos y el contenido de la carta. Un puerto tan grande y con tanta actividad tiene que dar para mucho, para ver mucho y no llegar a aprendértelo nunca del todo, por no hablar de las fotografías que se pueden hacer. Deben haber cafés, también.
Supongo que hay personas para las que su vida es eso, "ese espacio". A veces pienso qué estará haciendo, en este momento, mi hijo (en Barcelona, Pau, en San Cugat), pero también qué hará, qué vida llevará el vecino con el que hablé en Burbia, León, hace un tiempo, o en Bares, el año pasado, o, pensando en ambientes marítimos, qué hace el práctico del puerto de Santander en invierno, cuando llueve a menudo y no todo es tan idílico como en verano. O, más cercano, cuántas horas estará el tractor en el campo que acabo de pasar esta mañana. En fin, tantas vidas como personas.

Un abrazo a todos.

1:16 AM  
Blogger giovanni said...

Y tantas máquinas (coches, tractores, máquinas fotográficas, cosechadoras, lavadoras) como personas, José Luis. Todos vivimos en un rinconcito o varios rinconcitos, algunos parecen de poca importancia económica o de poder pero son grandes en otros aspectos, otros parecen grandes en aspectos económicos y de poder pero son pequeños de espíritu o de cultura. Mi hijo está en Canadá y no tengo la menor idea de lo que está haciendo... a pesar de que nos hemos enviado e-mails hace poco.

Santander en invierno... Suena lindo.

Un abrazo

12:26 PM  

Post a Comment

<< Home