Tuesday, October 09, 2012

Un coche francés

J'avais pensé d'écrire quelque chose sûr 'stoepkrijten', écrire avec des crayons sur le trottoir, o sea, había pensado de escribir algo sobre 'stoepkrijten', escribir et cétera. Esta mañana (miércoles), temprano, en la oscuridad, vi dibujos hechos con crayón en la vereda, normalmente son el signo de la llegada de la primavera o del verano y en esta ocasión son un signo del buen tiempo de otoño, 'casi verano todavía', como dije anoche a mi compañera cuando vimos la multitud de gente sentada en las terrazas en Amsterdam.

Empecé este escrito con francés, porque estuve pensando en francés, por leer diarios... o como dicen los españoles, periódicos franceses, en la computadora como dicen los latinoamericanos y ordenador como dicen los españoles.

Empiezo el día leyendo la prensa francesa y eso me da la sensación de estar de vacaciones y de haber caminado por la mañana a la orilla del mar en Valras Plage y después de haber comprado Le Monde et Le Figaro avec un 'bonjour monsieur' et 'au revoir monsieur' dans ce magasin de la presse à côté de la mer y de haber tomado un café solo en esa panadería donde tienen buenos croissants y buenos pains aux raisins y, además, un buen espresso.

Aquí en casa elijo cada mañana la taza que me gusta por su recuerdo. Suelo empezar con una de las tazas que mis hijos me regalaron para mi cumpleaños en la isla Procida (donde se ha filmado buena parte de "Il postino"), después con la taza que compré con Aafke en la Costiera Amalfitana y por fin, con la taza de color verde adornado con una raya de color oro que viene de Paris.

Ayer visité una exposición de dibujos eróticos de Auguste Rodin (en el Singer Museum) y al final compré una tarjeta postal de Raoul Dufy que pondré arriba cuando la haya sacado de mi coche que, felizmente, anda nuevamente después de haber estado parado durante dos semanas por algún defecto. Es un coche francés y se llama Xantia.

13 Comments:

Blogger Elvira said...

Me gusta Raoul Dufy y también tus divagaciones.

Si me permites, se escribe "taza" (aunque en el sur de España y en latinoamérica se pronuncie "tasa").

Un beso

12:15 AM  
Blogger giovanni said...

Hola Elvira, debe ser (o es debe de ser?) por el francés: une tasse de thé (con o sin h?). Gracias por la corrección, en general no veo los errores que cometo o solo mucho tiempo después cuando leo mis escritos como si fueran escrito por otra persona. It's terribly difficult to edit your own texts, and much easier to correct those of or by others. Sometimes I miss a good editor sitting next to me, but you sometimes do and I highly appreciate that.

Un beso

12:26 AM  
Blogger giovanni said...

Mr. Giovanni, just a small suggestion: maybe it's better to say, "Sometimes I miss a good editor sitting next to me, but you happen to play that role every now and then, for which I am grateful."

12:31 AM  
Blogger Elvira said...

:-))

4:00 AM  
Blogger giovanni said...

Y acabo de hacer un cambio en el texto, Elvira:
'casi verano todavía', como dije anoche a mi compañera cuando vimos la multitud de gente sentada en las terrazas en Amsterdam.

4:03 AM  
Blogger Jesús Miramón said...

Yo también tengo mis tazas preferidas, son las más antiguas y descascarilladas. En una hay dibujadas unas mariquitas de aspecto infantil y en otra unas ovejas.

Tazas, camisetas, sandalias, botas ahora que se aproxima el frío... me gustan las que llevan conmigo mucho tiempo. Con mi coche, también francés y con el mismo nombre que el tuyo -aunque continúa con una palabra más: Citroen Xantia "Picasso"-, me sucede lo mismo: sólo tiene ocho años pero acumula doscientos treinta mil kilómetros. ¡Ojalá logre recorrer otros tantos! Es, como las tazas, las camisetas o las botas, un viejo compañero, y quiero que esté conmigo hasta el final.

Un abrazo.

1:30 PM  
Blogger giovanni said...

Jesús, mi Xantia sólo tiene dieciseis años y acumula cuatrocientos sesenta mil kilómetros. Pura coincidencia...

Un abrazo

12:27 AM  
Blogger Maria Dolors said...

Son costumbres que se adquieren,
para mi no hay nada más agradable
que tomarme mi café con leche
con mi taza de siempre, leyendo
los periódicos del dia (por
Internet ) pues al ser un pueblo pequeño el correo no pasa todos los días, y tomando alguna nota que
me parece interesante.

Feliz dia Giovanni.

1:46 AM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, las costumbres dan cierta belleza a la vida y la hacen agradable. Donde está ese pequeño pueblo. Si prefieres contarlo por correo, mi e-mail es j.j.teunissen@planet.nl

Feliz día!

3:49 AM  
Blogger Maria Dolors said...

Giovanni, el e-mail que me has dado
me devuelve el correo, habrá algún
error ?

9:54 AM  
Blogger giovanni said...

Te doy otro correo, Maria Dolors: jj.teunissen@fondad.org
No sé por qué el primero no funciona; está correcto.

12:10 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Es probable que ese cariño por cosas conocidas sea, al menos en mi caso, una consecuencia de haber vivido en diferentes sitios y haber llegado a la conclusión de que algunas cosas, pocas, son realmente nuestras, y casi todo lo demás lo tenemos como en alquiler.

Un abrazo

6:20 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, interesante reflexión. Puede ser que coincidimos en eso, nunca me he hecho la pregunta de donde viene ese cariño por ciertas cosas. Puede ser que haya también otros motivos o fuerzas.

Un abrazo

10:21 PM  

Post a Comment

<< Home