Sunday, October 23, 2011

El capitán y el poder secreto de las palabras



Hoy llegaron en la mañana de un domingo tranquilo unos amigos cineastas. Una de ellos cuenta en el vídeo la historia de cómo ella una vez navegó a los 17 años en la oscuridad de la noche en un barco, a solas con el capitán, de Nápoles a una pequeña isla y vio salir el sol temprano por la mañana.

Cuando ella contó esta historia yo veía, como en una película, como el capitán (seguramente un italiano) trató de seducir a ella, una chica de 17 años. Pero después, cuando edité el vídeo, había desaparecido su relato sobre el capitán seduciéndola. O eso es lo que yo pensaba. Escuchando la storia otra vez con mucha atención, descubrí que ella menciona lo que pasó con el capitán solo de paso, en voz baja, en dos o tres palabras (a 1:27).

Ahí está il potere segreto delle parole.

8 Comments:

Blogger Jesús Miramón said...

Todo respira paz, el árbol movido por el viento, el cielo, la hierba, y también la casa y la tertulia. Por cierto: qué casa más bonita.

9:39 AM  
Blogger giovanni said...

Jesús, es agradable vivir en esta casa y me parece que parece a la vida que tú describes en el post 295 de tu blog. Somos privilegiados.

12:46 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Pienso lo mismo que Jesús. Visto desde aquí es casi bucólico, aunque ya sé que la realidad es más que lo que se ve. También a mí me parece bonita tu casa.

1:56 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, la casa es muy agradable y los alrededores lo son también. Lo que cuento sobre el vídeo es sutil: Aafke no había oído ese detalle sobre el capitán tratando de seducirla. Yo he visto la parte principal del vídeo, con los cineastas, de dos maneras: una con la historia de la joven mujer con pelo rubio, y otra, sin escuchar la historia, con el enfoque sobre la otra joven mujer de pelo negro y el hombre que está mirando a su cámara.

3:16 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

También lo vi así, porque los movimientos de la chica de pelo negro y el chico de la cámara de fotos parecían no tener que ver con lo que decía la chica rubia, aunque si te fijabas más veías que sí, claro, estaban allí mismo, a su lado.

Un abrazo

11:54 AM  
Blogger Elena Martín Melero said...

a veces en una misma escena transcurren distintas historias...no siempre comapatir el espacio es compartir la vida, puede encontrarse intimidad incluso estando rodeado, es fantástico.

8:37 AM  
Blogger giovanni said...

Jose Luis, los gestos, las actitudes tienen significados, y sí, estaban a su lado.

Un abrazo

12:31 PM  
Blogger giovanni said...

Elena, claro, no siempre compartir el espacio es compartir la vida. La intimidad a veces es un misterio pero siempre una cosa sencilla.

12:34 PM  

Post a Comment

<< Home