Monday, August 02, 2010

La gran tragedia


Tragedia

La tragedia me parece un gran ruido
más fuerte de lo que conviene.
La tragedia se me hace como un hombre
enamorado de su propia derrota.
Que es sólo una manera inelegante de enamorarse de sí mismo.
No me importan mucho las aflicciones e infortunios
de Lear y Macbeth y Hamlet y Timón:
les importaban tan excesivamente a ellos mismos.
Y cuando pienso en la gran tragedia de nuestra civilización material-mecánica
aplastando la vida humana natural
entonces a veces me siento derrotado; y entonces de nuevo sé
que mi pobre y pequeña derrota no me hará ningún bien
ni a mí ni a nadie.

D. H. Lawrence

"De algún modo está presente en cada ser humano la posibilidad de conducir cualquier drama hacia el camino de una solución cuando no lo llevamos al extremo de la tragedia," dice la doctora Mardonia López Machado, Médico Psiquiatra en Venezuela, en su artículo "¡Salud!, Violencia. Celebremos la Vida".

Y ella agrega: "Asumir que no hay justicia y lamentarnos por eso, nos condena, más allá del drama, a la tragedia, a lo inevitable de un destino prefabricado, siempre nefasto, ante el que nos encontramos impotentes para transformar. El hábito de quejarnos constantemente por todo lo que ocurre a nuestro alrededor, culpando siempre a los demás de nuestras desgracias, constituye en gran parte la maraña que impide soluciones efectivas a los problemas que nos competen. Un manantial de quejas y lamentaciones, al mejor estilo de la tragedia griega puede convertirnos en buenos actores, pero nunca en autores de nuestra propia obra, la vida misma."

La foto arriba no tiene nada que ver con el texto de este post. Simplemente me agrade insertarla. Son familiares mías del sur de Italia. Por primera vez me fije en las miradas y vi que las dos mujeres y el pájaro tienen la cara en la misma posición.

6 Comments:

Blogger giovanni said...

Para los que quieren leer las primeras frases en su versión original:

Tragedy looks to me like man in love with his own defeat.
Which is only a sloppy way of being in love with yourself.

No pude encontrar el poema completo. Quien lo tiene, en inglés?

6:20 AM  
Blogger Elvira said...

Esos dos versos me parecen geniales. No he encontrado el poema entero. :(

12:54 PM  
Blogger pau said...

Y es que se busca la complicidad de la desgracia, para amagar la cobardía.
¿Cuántas veces hemos visto eso?
Innumerables.
Los Estados lo saben y lo utilizan, conocen el sistema para canalizar la desesperación a lugares de fácil control, hasta conseguir que el sujeto se rinda y se convenza que lo contrario es navegar contracorriente.

1:56 PM  
Blogger giovanni said...

Pau, claramente no sos un hombre 'enamorado de su propia derrota', neanche io... Sin embargo, me hago a veces la pregunta cómo vivo con 'la derrota'. Qué es 'la derrota' o 'una derrota'? Es algo que no lograste hacer, realizar? Es perder una o todas de tus ilusiones? Es perder algo precioso? Pero si es eso, no se puede definirla de manera absoluta, todo es relativo. Además, una derrota pueda servir para conquistar algo que sin esa derrota no se diera, o con dificultad. Una derrota puede romper la rutina... Pero reconozco que hay derrotas que duelen. Por ejemplo, cuando mi madre murió lo consideré de cierta manera como una derrota. Había tratado de ayudarla en su lucha contra el cáncer... y no logré.

No entiendo muy bien lo que quieres decir con 'es que se busca la complicidad de la desgracia, para amagar la cobardía.' A qué te refieres?

2:28 AM  
Blogger pau said...

Se refiere al artículo de la doctora Mardonia.
El hombre tiende a escudarse en la impotencia, aun sin tenerla; a no rebelarse contra la injusticia, bajo la excusa de la imposibilidad de la lucha.
La desgracia planteada por la doctora obedece, a mi modo de ver, a esta idea.

Ese es otro ejemplo:
El enfermo, cuando crónico y lleno de dolor, se abandona con facilidad a su desgracia. Y es una manera de esconder (amagar) su...
¿Falta de interés? NO.
¿Vagancia? Tampoco.
Es, en el fondo, su cobardía a enfrentarse a lo que cree inevitable.

1:58 PM  
Blogger giovanni said...

Pau, ahora te entiendo y concuerdo. Esa cobardía no contribuye a nada, ni para la persona cobarde, ni para 'la sociedad'. Al contrario. Mejor es luchar y ver siempre posibilidades y lo positivo de la vida.

4:59 AM  

Post a Comment

<< Home