Wednesday, February 05, 2014

El ojo de buey

Jesus envidia mi experiencia de haber vivido once años en un barco y está seguro de que a él le hubiera encantado. José Luis me dijo que vivir tanto tiempo en un barco tiene que ser una experiencia que te influya durante toda la vida.

No sé. Alguna influencia ha tenido y sigo soñando de vez en cuando del barco en que he vivido tanto tiempo.

Por un lado tiene que ver con todo lo especial de un barco, como por ejemplo el ojo de buey, el timón, el motor, el olor de diesel y de alcitrán, el constante movimiento, y tantas cosas más... Por otro lado es la vida que he llevado ahí, en los años setenta y ochenta del movimiento de solidaridad con pueblos latinoamericanos, el trabajo de periodista y activista e investigador, las amistades, y tantas cosas más...

En vez de poner una foto del barco pongo una de mi hijo, mirando a Tropea y al Mar Tirrénico, cerca de Zambrone.

11 Comments:

Blogger Jesús Miramón said...

Es que vivir en un barco es una metáfora perfecta. Un abrazo.

8:32 AM  
Blogger Montse said...

Debe de influir, creo, por todas esas pequeñas cosas que describes que son las que se instalan en nuestra memoria sin que nos demos ni cuenta.
Muy guapo tu chico!
Un besito.

12:56 PM  
Blogger giovanni said...

Las formas literarias son fuertes, de cierta manera más fuerte que la realidad, Jesús. Presentan la realidad de manera concentrada y apelan al lector de usar su imaginación. Se puede vivir una realidad de manera más intensa en su fantasía que en la realidad. Creo que por eso nos guste escribir y leer.
Un abrazo

1:18 AM  
Blogger giovanni said...

Es cierto, Montse, muchas pequeñas cosas se plantan en nuestra memoria y crean un ambiente en parte inconsciente que pueda dar mucha riqueza a nuestras sensaciones.
Un beso

1:23 AM  
Blogger giovanni said...

Jesús, quería decir: Se puede vivir una realidad de manera más intensa en su forma literaria.
Tuve que pensar en el diálogo entre el cartero y Neruda en "Il postino" (El cartero de Neruda).

3:13 AM  
Blogger Maria Dolors said...

Intensa y sumamente interesante tu vida Giovanni...
Besos.

11:38 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Ya sé que no es lo mismo, pero vivir en un barco puede ser algo parecido a vivir en una autocaravana. Quizás es más importante el "poder" que el "hacer". No puedo llevar mi casa a ningún lado, mientras que viviendo en un barco o en una autocaravana "puedo" aunque no lo haga a menudo, desplazarme con ella por el mundo. No estoy atado.
Por cierto, creo que el mercado de ventas de autocaravanas está creciendo porque muchas familias las están vendiendo.

Un abrazo

2:14 AM  
Blogger Clarice Baricco said...



Qué belleza.

Y me haces recordar a mi capitán, que fue más que un tío, fue un padre. Me quedé con su timón.

Abrazos fuertes.

3:37 PM  
Blogger giovanni said...

La estoy disfrutando, siempre, Maria Dolors.
Besos

3:09 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, el sueño de Aafke es viajar por Europa en una autocaravana o 'kampeerbus' como la llaman en Holanda. Aquí salen bastante caras según la marca. Alguien que tiene una de marca Mercedes acaba de decir a Aafke que los Mercedes y Volkswagen son caras para comprar y también para vender. No sé, de momento prefiero andar en un coche normal y no sueño con tener dos coches... Me parece una pesadilla, ni hablar de los costos. Vivir en el barco en aquel tiempo era muy barato. Pagábamos algo como unas 60 florines al mes para estar en el sitio en el río si no me equivoco.

Un abrazo

3:16 AM  
Blogger giovanni said...

Un capitán es también una metáfora, como dice Jesús en el primer comenrario. Y realidad. Un tio que fue como un padre tiene que haber sido una persona importante en tu vida, Graciela.

Un abrazo grande

3:19 AM  

Post a Comment

<< Home