Tuesday, February 04, 2014

Cómo estamos?

Mi hermana francesa vive en este momento en Marruecos, en una casa en un pueblo, y la foto de arriba muestra la vista que ella tiene cada día cuando las últimas rayas del sol iluminan el monte, la montaña, que acompaña su vida y la de sus copobladores.

Mi hermana griega chatea todos los días con mi hermana francesa. Yo no. No sé chatear. Hace poco tuve mi primer chat por facebook, que tampoco uso (o casi nunca), porque con e-mail y blog ya me siento lo suficiente moderno. Bueno, viajando en América Latina, skype nos comvenía bastante, sobre todo a Aafke que llama todos los días a su madre, sea donde sea estemos (estamos es el subjuntivo?).

Y mi hermano canadiense? Él lleva su vida en Toronto, con una familia nueva de madre y tres hijos jóvenes. Y mi otra hermana? Ella lleva su vida en un pueblo en el norte de Holanda.

Y yo? Volví anoche de dos días en el noreste de Holanda. Mi 'belle-mère' ya pasó su primera noche en su nuevo apartamento en una residencia para ancianos. Dentro de poco Aafke la llamará para saber como está.

8 Comments:

Blogger Aquí me quedaré... said...

Estará estupendamente.

Cada uno en un lugar. Es algo que también se da en nosotros.

Buenos días...

2:29 AM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Estamos bien, si no entramos en muchos detalles.

Un abrazo

2:43 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, es cierto, cada uno en su lugar y espero que cada uno se sienta bien. Tú sabes también cuán importante pueda ser vivir en mundos distintos, lo de la ciudad y lo del campo.

Un abrazo

3:15 AM  
Blogger giovanni said...

José Luis, a veces logramos hablar o pensar de los detalles de tal manera que no nos sentimos mal.

Un abrazo

3:17 AM  
Blogger Isabel said...

giovanni, nunca dejas de sorprenderme, no me extraña que ante tanta multiculturalidad y movimientos sepas tanto.

Besos

1:58 AM  
Blogger Aquí me quedaré... said...

Y...
Cómo estáis vosotros ante la decisión tomada con la abuelita?
Besos

2:36 AM  
Blogger giovanni said...

Isabel, algo sé pero no tanto. Curiosidad hay, eso sí.

Besos

1:33 AM  
Blogger giovanni said...

Aquí, estamos viendo como va. Y Aafke la llama ahora dos veces al día en vez de una sola vez. Ya contó sus primeras experiencias como, por ejemplo, el vecino que la preguntó si quería participar en un grupo que canta, o las dos damas a quienes ella preguntó si podría sentarse a su mesa y una de las damas la dijo que sí a condición de que no hablara mucho y después logro entrar en una conversación con la otra, y ese tipo de cosas nuevas que tienen que ver con la vida en una residencia.

Besos

1:37 AM  

Post a Comment

<< Home