Friday, July 05, 2013

Juego de niño

De chico hice lo mismo. Me fascinaba cuando prendiera fuego o saliera humo de la paja o del pedazo de madera puesto debajo de las rayas del sol concentradas por la lupa. Ampliar y enfocar, fascinante.

A veces dirigía las rayas del sol hacia la piel de mi mano o brazo, hasta que sintiera el picar del calor. Experimentando.

En un post anterior Isabel me preguntó: Por qué será que la afición de subirse a los árboles tiene tanto que ver con la infancia? Y yo contesté: Isabel, en la infancia somos dominados por adultos y al subirnos a un árbol dominamos nosotros. Otra razón podría ser que de niños somos más livianos o más hábiles y usamos más nuestro cuerpo.

10 Comments:

Blogger Pau said...

Es la naturaleza supongo, o quizá que recordamos nuestros ancestros

5:23 AM  
Blogger Myriam said...

Yo sí me subía a los árboles de la quinta de mis abuelos. Mi hermana también y recuerdo una vez que ella que era mucho más traviesa que yo se quedó colgada enganchada de una rama por los pantalones cortos, manoteando y pateando como si nadara en el aire, hasta que se cayó al pasto y el pantalón quedo roto colgando de la rama. jajajajajaja
Luego entró a la casa de los abuelos de espaldas tapándose el rabo, porque mi abuela se lo había hecho. Ella cosía muy bien y cocinaba muy mal. jajajaja

Besos

Me has hecho recordar una vieja anécdota. Gracias

10:47 AM  
Blogger Myriam said...

Yo sí me subía a los árboles de la quinta de mis abuelos. Mi hermana también y recuerdo una vez que ella que era mucho más traviesa que yo se quedó colgada enganchada de una rama por los pantalones cortos, manoteando y pateando como si nadara en el aire, hasta que se cayó al pasto y el pantalón quedo roto colgando de la rama. jajajajajaja
Luego entró a la casa de los abuelos de espaldas tapándose el rabo, porque mi abuela se lo había hecho. Ella cosía muy bien y cocinaba muy mal. jajajaja

Besos

Me has hecho recordar una vieja anécdota. Gracias

10:47 AM  
Blogger Maria Dolors said...

Juegos y travesuras infantiles...
investigar y experimentar...cuántas
anécdotas tenemos de nuestra infancia...
Un abrazo Giovanni.

1:59 AM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Tu hijo, creo, como el mío, que tiene una inclinación natural por la ciencia.

Un abrazo

4:07 AM  
Blogger giovanni said...

La naturaleza y la cultura y el padre o amigo que enseña, Pau. Creo que haya pocas madres que lo enseñan.

12:26 AM  
Blogger giovanni said...

Linda anécdota, Myriam, y eso de cocer muy bien era algo que se podía disfrutar en momentos escasos mientras que el cocinar mal era algo que se tenía soportar en momentos regulares. Pero seguramente su cariño era tan grande que no importaba que cocinaba mal.

Besos

12:31 AM  
Blogger giovanni said...

Maria Dolors, nuestra infancia es un baúl de recuerdos, quizás no todos agradables, pero qué fuéramos sin ellos?
Un abrazo

12:49 AM  
Blogger giovanni said...

Es cierto, José Luis. Y tú y yo por la música, no cierto?

Un abrazo

12:52 AM  
Blogger giovanni said...

Pau, es la naturaleza y la cultura, y algún padre o amigo que enseña... Creo que haya pocas madres que enseñan a sus hijos como jugar con fuego.

2:19 AM  

Post a Comment

<< Home