Tuesday, December 08, 2009

Todavía vive


Todavía vive, un par de horas, mi amigo Kees. Ayer por la tarde me despedí de él, tomando vino y charlando con él, su hijo y su mujer. Hoy morirá, por voluntad propia.

Descubrió su enfermedad tocando piano, de repente no podía hacer un cierto movimiento con sus dedos de la mano izquierda. Duró bastante tiempo antes de que los médicos diagnosticaron que tenía una enfermedad de cerebro. Es una enfermedad progresiva y él decidió de fijar el momento en que iba a morir. Es hoy a las siete o sea dentro de cinco horas.

El sábado tomé desayuno con él y su mujer, huevos cocidos, pan tostado con un rico miel producido por su vecino. Después del desayuno le pedí si podría filmarle. Estaba de acuerdo.

Del vídeo hice un par de imágenes fijas. Aquí se ve dos de ellas. En la de arriba habla por teléfono con un amigo y en la otra se ríe de algo de que estamos conversando.

6 Comments:

Blogger La luna said...

Me quedo sin respiración...No tengo palabras

Por otro lado pienso que decidir el día y la hora es importante.

Un gran abrazo

6:16 AM  
Blogger La luna said...

Su cara está llena de serenidad.
¿ Te has fijado?

6:24 AM  
Blogger Bel M. said...


Mi muy querido Giovanni:

Me acordaba perfectamente y te había respondido en las Amapolas. Te lo copio por si no lo has leído:

"El azar ha querido que yo pudiera sentarme a responderos el día que, si no recuerdo mal, tu amigo ha elegido irse. Esta tarde.
Pensaré en ti. Intentaré ponerme en tu piel, sentir lo que sientes. Es difícil.
La primera escena de "tous les matins du monde" es maravillosa. El protagonista se despide de su amigo, que toma un vaso de vino, tocando para él la viola. Decir adios con vino y música.
También el azar ha querido que ayer viera en youtube una reflexión de Derrida sobre esa despedida de los amigos. Decía, "sólo se puede decir adios".

Y ahora leo que también vosotros os despedistéis con vino... pensaré en ti.

No tengo más palabras. Un abrazo inmenso, Giovanni.

6:46 AM  
Blogger Elvira said...

Una decisión muy comprensible, cuando lo que te espera es terrible. Impresiona. Le deseo que muera en paz. Te mando un fuerte abrazo

7:03 AM  
Anonymous Anonymous said...

Otoño

Otoño de manos de oro.
Ceniza de oro tus manos dejaron caer al camino.
Ya vuelves a andar por los viejos paisajes desiertos.
Ceñido tu cuerpo por todos los vientos de todos los siglos.

Otoño, de manos de oro:
con el canto del mar retumbando en tu pecho infinito,
sin espigas ni espinas que puedan herir la mañana,
con el alba que moja su cielo en las flores del vino,
para dar alegría al que sabe que vive
de nuevo has venido.
Con el humo y el viento y el canto y la ola temblando,
en tu gran corazón encendido.

un beso

9:51 AM  
Blogger Pau said...

Solo puedo decirte que brindemos por los amigos y por la amistad. Después de todo es lo que haces: un brindis por tu amigo.
Yo también tengo uno con, supongo, esta enfermedad: esclerosis múltiple lateral. Ha aguantado mucho y bien. Era deportista, jugador de baloncesto. Venía a trabajar a mi empresa, le busqué un trabajo y nos fue bien: el se sentía útil y yo conseguí informatizarme hasta un límite envidiable.
Primero venía con su coche de inválido, luego con taxi preparado... duró cinco años, creo. Ahora, desde hace un año, ya no puede ni mover los dedos. Ha sido feliz o, por lo menos, eso parecía. Lo ayudaba a cagar, a mear... y ahora espero que me pida el último favor, porque así quedamos. Quizá no lo haga nunca y eso también será motivo de brindis para todos.

Un abrazo.

1:45 PM  

Post a Comment

<< Home