Thursday, November 12, 2009

Coincidencias

Los encuentros eran como los del narrador de La última escala del Tramp Steamer (Álvaro Mutis): tres o cuatro encuentros con el barco "Heinz" en distintos lugares, pero no tan distintos porque pasaron a la orilla del mismo río, el mismo día.

La vida interior de un barco siempre me intriga. Gracias al 'zoom' de la cámara tuve una mirada íntima, casi demasiado íntima. (Qué ven ustedes y cómo lo interpretan? Despertándose de un sueño... Pero no es posible...)

De mi juventud en una pequeña ciudad católica en el este de Holanda tengo un recuerdo vivo de las monjas en sus hábitos. Gracias al zoom de la cámara las podía ver de bastante cerca, las dos monjas caminando frívolamente (o preferís otro adjetivo?) a la orilla del río. De qué hablaban? Adonde iban?

Chequeando en Google "a la orilla del río" (por las dudas sobre mi castellano) encontré una entrada que hablaba de la orilla del río, de monjas y de Álvaro Mutis: "Se llamaba Paúl y él mismo solía lavar la ropa a la orilla del río con un .... Sacaba las cuentas en una redondeada y necia caligrafía de colegio de monjas. ..." Son citas de un relato de Álvaro Mutis, La mansión de la Araucaíma.

Qué coincidencia, no? (Confieso que salió sólo después de una búsqueda larga, llegando a la página 17 de Google, lo que demuestra que se necesita perseverancia y cierta locura.)

16 Comments:

Blogger La luna said...

La mezcla de imágenes me gusta mucho.
Pondría la palabra "despreocupadamente" en vez de frívolamente.
El ruido del motor del barco, chu,chu, chu, parece el del corazón al mirar a tu amada paseando despreocupadamente con la bici por el precioso y relajante camino

1:18 AM  
Blogger La luna said...

Vaya..que bonito me ha quedado el comentario, jeje

1:20 AM  
Blogger Fusa said...

Me gusta que, mientras las monjas andan frívolamente -a mí sí me gusta el adjetivo, andan como sin vida, como si nada les quedara que hacer aquí entre los vivos, mortales y pecadores-, mientras ella andan, se oye el toc-toc-toc-toc del barco.
Me encanta eso del zoom. Acercarte, espiar. Es como abrir un cajón ajeno y echar un vistazo por encima, dejándolo todo como estaba. Algo así, ¿no?
Otra cosa... me gusta mucho Perseverancia y cierta locura. Como título de algo. Un relato. Quizá un verso.
Un abrazo.

10:42 AM  
Blogger Fusa said...

Pero se necesita
perseverancia y cierta locura
para andar buscando
en tus cajones
algo que me devuelva
a la realidad.
Se necesita todo eso
toda la locura
todo el tiempo
para acercarme
a tu vida
y no contagiarme de ella.
Seguir como si nada
hubiera pasado.
Como si yo no hubiera visto
cómo es tu cara
mientras conduces
un barco
que no sé adonde puede llegar,
ni si llega,
adónde van las monjas
que andan fríamente
entre gris y verde,
de qué hablan,
de qué pueden hablar,
cómo son sus voces
qué arrastran sus pasos.
Seguir perseverante
y algo loca
sabiendo que puedo
volver a entrar
sin pedir permiso,
aunque lo niegue.

11:34 AM  
Blogger giovanni said...

Querida Luna: la mezcla sugiere también coincidencia en el sentido de pasar al mismo momento. El motor de un barco es muy distinto de un coche, mi amada es muy especial y relajante (pero no siempre, relajante). Sí, muy bonito quedó!
Un beso

1:01 AM  
Blogger giovanni said...

Fusa: adjetivo - adhesivo - scotch, así se pronuncia y así lo aprendí, pero cómo se me ocurrió olvidar la e, como en estatuto, España, estructura... Mi idioma corre por los sonidos, pero el tuyo no sé, me parece que corre por una caída de río, una cascada. Y tienes razón, lo del zoom es como abrir otro mundo, abrir una cajita. Imagínate lo que habíamos visto si pudiera haber ampliado más la cara de él, y de ella, y desde otro ángulo... Me encantaría filmar caras…
Y el verso... ya lo hiciste y me encantó! Sobre todo lo de 'no contagiarme de ella' y 'Como si yo no hubiera visto cómo es tu cara.'
Un abrazo

1:30 AM  
Blogger atelier said...

qué bueno. Yo tengo recuerdos de las monjas por Santiago de Compostela, la ciudad en la que he estudiado. Siempre me pregunté como alguien en pleno siglo XXI se dedica a ser monja. Creo que es la única profesión para la que no encuentro un razonamiento lógico...

8:44 AM  
Blogger Rayuela said...

"casi demasiado íntima...", decís.O sea que vos y yo interpretamos lo mismo.
A mí me intriga la vida en el interior de las ventanas, entonces, en este caso, vos sos mi "zoom".

Ríos, monjas, casualidades...más bien causalidades.

gracias por el enlace a Mutis,por la perseverancia y la cierta locura.

10:38 AM  
Blogger not only ice creams said...

muy intenso este post, siempre me pregunté si la oscuridad de los hábitos esconde también la oscuridad del alma...

qué curioso el video

12:51 PM  
Anonymous Silvia said...

Hola Giovanny, me quedo con el sonido de ese motor , pareciera ser el pulso métrico del momento en el cual tu observación quedó plasmada de enfoques.

Me atrae la producción del interrogante .

Me has dejado como con el aroma a verde , a orillas de un río en campo cercano , envuelta en brisas de verano y con pétalos de lilas a un pulso saludable.

Si me preguntas qué más pude ver en este video te diría que un Olvido.

Cariños!

8:12 PM  
Blogger giovanni said...

Atelier: las monjas y su profesión (no sus profesiones, labores) son intrigantes.

4:34 AM  
Blogger giovanni said...

Rayuela: causalidades causadas (provocadas) por mí? La vida en el interior de las casas, ventanas para mirarla y adivinarla, crea cuentos. Vos sos experta en eso.

4:37 AM  
Blogger giovanni said...

Not only ice creams: intenso y ligero a la vez... Pero la oscuridad del hábito tal vez esconde algo oscuro del alma, no sé.

6:12 AM  
Blogger giovanni said...

Silvia: el sonido del motor es muy presente, como el compás de la música y de la vida.

La naturaleza es como la música, te invade. Cierto, muy saludable.

Además de un Olvido también se puede ver un Presente (da lo mismo).

Cariños

6:17 AM  
Blogger Belnu said...

Hay un cuento de Maeve Brennan que se llama A Rose Garden donde unas monjas guardan un jardín maravilloso que nadie puede ver excepto un día al año. Y una mujer contrahecha y algo amarga se muere por estar sola en ese jardín. Me encanta la imagen de las monjas andando (frívolamente, sí) por la orilla del río o el camino del bosque. Por cierto, vengo del blog de Bel M...

3:07 AM  
Blogger giovanni said...

Belnu, entonces un tipo de jardín secreto, atractivo por ser secreto y abriéndose sólo una vez al año... Me encantó tu comentario en el blog de Bel!

8:57 AM  

Post a Comment

<< Home