Tuesday, January 10, 2006

Historias perdidas

Tengo cartas de una jovencita quien estuvo viviendo un rato en la casa de mi mamá antes de la segunda guerra mundial. Mi mamá era la mayor de ocho hijos y supongo que esa jovencita ha cuidado a los hermanos menores de mi mamá. Se llama Marianne (o Miriam?) Davidson, esa jovencita, y cuando leí sus cartas, enviadas desde Alemania donde había vuelto, antes de la guerra, me pregunté si ella hubiera sobrevivido la guerra.

Tengo fotos de tantas personas (hasta de mis bis-bisabuelos) que no sé de todas quienes son. Aquí se ve a mi padre, en una playa en Holanda. Él nació en 1914 y supongo que en ésta foto tenía unos 20 años. Fue la época en que él tuvo una pequeña orquesta del cual encontré hace poco un disco de 78 giras, con dos números: Tango des Roses y Marèva. Mi papá tocaba la trompeta. Marèva es una rumba, creo.

Mis padres son muertos ya muchos años (mi papá murió a los 41 años) y no hay nadie quien me podría contar lo que le ha pasado a la jovencita Davidson, ni cómo fue esto de la orquesta de mi papá. Son historias perdidas.

6 Comments:

Blogger YoHannah said...

¡Bien acompañado estaba tu papá! ;-)

Entiendo lo que dices en tu post, cuando se pierde a los padres siendo muy jóvenes se quedan lagunas en el recuerdo y en las raices de uno, difíciles de llenar. Lo sé porque a mí también me ha sucedido.

Un saludo para tu país, Holanda, tan bello. Lo conozco muy bien.

Un abrazo

Hannah
de: http://serrizomatico.blogia.com

3:34 AM  
Blogger giovanni said...

Gracias por tu comentario, Hannah. He tratado de llenar el vacío (los vacíos) imaginándome mundos, mundos lejanos y sin embargo tan cercános, en el sur de Europa, primeramente España y después en Italia, y una vez que había descubierto que tengo parientes en el extremo sur de Italia (Calabria y Sicilia) tengo un acento italiano en mi castellano.

Me da pena que tú has perdido a tus padres siendo joven. Supongo que no has seguido mi ejemplo al revés, buscar tus raíces en el norte, aunque tu comentario en el blog de Juan Cosaco que miras las películas en su idioma original incluyendo las en alemán, me hizo pensar: porqué esta piba (digo muchacha o muchacho a cualquier mujer u hombre que es más joven que yo) domina el alemán?
Un abrazo, Giovanni

4:22 AM  
Blogger Nohayviento said...

Son historias perdidas como bien dices, pues no tienes manera (parece ser) de profundizar en la historia. No obstante es muy lindo lo que cuentas. Vives en holanda, pero de dónde eres? Has nacido alli? Un afectuoso saludo

5:23 AM  
Blogger giovanni said...

La única manera de profundizar es utilizar la fantasía y tal vez, tal vez... podría tratar de rescatar o hacer surgir partes de éstas historias buscando a personas que tal vez sepan algo... Pero es improbable que logre... Soy holandés. He vivido 7 meses en Chile (en al año 1973) y ahí he aprendido a hablar castellano. Cuando fui de vacaciones a Argentina durante esa estadía en Chile, los argentinos se rieron de mi acento campesino. Después, en Holanda, tenía un amigo argentino a quien le daba risa que hablaba con acento argentino. Volviendo a tu pregunta de donde soy, soy de Holanda, un poco de Chile, un otro poquito de España, y un otro poquito del sur de Italia (donde he descubierto parientes y he restablecido los lazos familiares después de 100 años de silencio... Es otra historia que sí he podido rescatar un poco. Un saludo, Giovanni

6:22 AM  
Blogger reflejos said...

Muchas historias perdidas en el tiempo y en el recuerdo nos provocan a veces una extraña sensación de vacío. No abandones la esperanza de poder recuperar alguna.

Un saludo.

8:24 AM  
Blogger Zuriñe Vázquez said...

Me gustan esas fotos antiguas de las que se puede extraer una historia, puesto que ya estan perdidas las verdaderas, tal vez podemos recrear una a traves de observar bien la fotografía. Puede decir tanto.

4:29 AM  

Post a Comment

<< Home