Tuesday, June 13, 2017

Foto de verano 1970

Desde la izquierda hacia la derecha: mi compañera, yo, el hermano menor de mi compañera, mi madre y la madre de mi compañera. No sé quien es la figura al lado de las vacas.

7 Comments:

Blogger Myriam said...

¡Una bucólica tarde de campo, hace algunos años atrás!

Lindo recuerdo, Gio.
Abrazos

10:54 AM  
Blogger NáN said...

Busco en esa foto la “modernidad” que despuntaba, como queriendo encontrar, ya que nacimos el mismo año, dónde podía estar la mía en aquella España lanzada ya a la Rebelión, que fracasó como todas.

La encuentro en tu corte de pelo, tu mirada de joven airado.

Entiendo de pronto que la mía estaba en la negación del verano. No salir hasta que se había puesto el sol y volver al amanecer, sin bañarme en el mar, aunque vivía en una ciudad con playas. Mi modernidad no era fotografiable, porque era una ocultación.

10:40 AM  
Blogger giovanni said...

Myriam, encuentro la foto un poco teatral, me intrigó. Sí, el recuerdo es lindo.

Abrazos

12:09 AM  
Blogger giovanni said...

NáN, me gusta tu manera de ver la foto y lo que dices sobre mi (mirada) y ti mismo. Qué es 'moderno' ahora, para un joven de unos 20 años?

12:13 AM  
Blogger Andandos said...

Buena pregunta, giovanni. Yo creo que ahora hay más simulacros de modernidad que entonces. Se intenta parecer "moderno", más que serlo. Es complicado, sin duda.

Un abrazo

4:44 AM  
Blogger giovanni said...

No sé, José Luis. Podría ser que la modernidad de mi juventud fuera más real, pero qué es 'real'? Sí, es complicado. Y ahora, siendo de cierta edad, tú y yo, ¿somos modernos?

Un abrazo

4:46 AM  
Blogger Andandos said...

No sé, Giovanni, lo que es de verdad real. Estuvimos el otro día en Getaria, País Vasco. Está la realidad de la literatura, Pío Baroja, Bernando Atxaga, que hablan, o creo yo que lo hacen, de cierta realidad literaria. Mi hermana dijo que después de leer "Patria" se imaginaba que el pueblo que sale en el libro podía ser algo así como Getaria. Yo también he leído el libro y pensaba en un pueblo de interior, más bien.

No estuvimos en la playa, Dios nos guarde, pero la cantidad de personas que pululaban alrededor era similar, quizás un poco menos, que las que lo hacen por los pueblos del litoral de Tarragona o Valencia: mucha. No es esa la realidad que nos presenta la publicidad cuando habla de la playa y el verano, por ejemplo. Ni la publicidad de coches o bebidas tampoco es así.

No es nada fácil saber qué realidad, si estas o la de cada uno, es la real. Quizás ninguna de esas. Cuando llego a casa y miro las fotos que he hecho, esa es mi realidad, la que he creado mezclando los estereotipos publicitarios, los literarios, los biográficos deformados por el paso del tiempo (hace más de treinta años yo toqué con orquestas de baile por allí también, a veces me olvido) y el formado por la realidad vivida hoy: museo Balenciaga, autovías rápidas y cómodas, buenos coches rápidos y cómodos, aire acondicionado, tapas excelentes, chacolí excelente, trato amable de la gente... y yo que tengo 59 años y no 29 como cuando fui allí por primera vez.

En fin, que sea complicado es lo normal, y que haya que reflexionar sobre eso también.

Un abrazo

¿Modernos? Intentamos serlo, en aquellos aspectos nuevos que nos enriquecen, creo.

4:03 AM  

Post a Comment

<< Home