Wednesday, March 16, 2016

Nuestra economía necesita padres dedicados

Nieuwendammerdijk
Aquí sigue la traducción google del post que mencioné en el post anterior:

Esta mañana, un padre estaba caminando con sus hijos a la guardería en nuestra calle (Nieuwendammerdijk) completamente absorbido por una conversación telefónica con su móvil. Un poco más tarde, otro padre se acercó a la guardería mirando con cuidado y escuchando a sus dos hijos - uno de pie quieto observando algo de que él y yo no sabíamos lo que era y el otro, más pequeño niño, sentado tranquilamente en el cochecito (carrozzina, landó).
En mi opinión, el segundo padre es el tipo de persona que necesitamos para una economía mejor, más saludable. Otros pueden pensar que el primer tipo de padre es la persona mejor para nuestra economía: dedicado a su trabajo y eficiente en su labor de cuidar a los niños.
Por desgracia, los que mandan en nuestra economía no comparten mi preferencia por el segundo tipo de padre, sino más bien prefieren el primer tipo de padre. Y, por desgracia, su opinión es compartida y puesto en práctica por muchas personas. A menos que se les pregunta ... Entonces se puede decir que el segundo tipo de padre es el mejor.
Nuestra economía necesita padres que se dedican a sus hijos cuando están "a cargo" de ellos, porque nuestra economía necesita personas sensibles y afectuosas. De lo contrario, nunca vamos a mejorar nuestra sociedad mundial de la cual "la" economía es sólo un aspecto.
Obviamente, se puede cambiar la palabra "padre" por "madre" en esta pequeña historia insignificante, porque muchas madres trabajadoras hacen lo mismo: caminar y hablar con sus teléfonos móviles mientras están "cuidando" a los niños.
¿Es esta pequeña historia realmente insignificante?

5 Comments:

Blogger NáN said...

En absoluto es insignificante. La pérdida de las "relaciones humanas y familiares", que son complejas y requieren mucho tiempo, por lo que requieren es fuerzo y un marco mental claro, tiene un sustrato trágico para el desarrollo de la vida social basado en las condiciones económicas.

La acumulación de bienes y servicios no es ya una actitud que personalmente se elige o no. Si tienes un buen trabajo, has de aceptar una conexión constante con la empresa (vía móviles y ordenadores) salvo en horario de noche. NO es una opción, sino algo que se espera de ti y que si no estás dispuesto a dar la empresa no está dispuesta a mantener tu contrato.

A cambio de vender tu vida personal, puedes acumular bienes y servicios que, si los analizas, no te son necesarios. Además, todos esos bienes y servicios que acumulas no van acompañados de un colchón de seguridad. Si pierdes el trabajo, en pocos meses tienes que ir reduciendo progresivamente a ellos (a una velocidad creciente). Solo los privilegiados que acumulan reservas de dinero pueden estar tranquilos... pero estos pertenecen al 2 o el 3% de la población.

Posiblemente, los que opinamos así somos unos románticos del pasado. Estamos desfasados en la nueva economía. No tenemos la menor pòsibilidad de influir en un cambio de tendencia.

1:57 AM  
Blogger JL Ríos said...

Supongo que tiene que ver con el sentido de la vida. ¿Para qué estamos en este mundo? Si es para trabajar y acumular bienes eso es lo que todo nuestro entorno parece decirnos, y es muy difícil salir de esa dinámica, te puedes poner excusas durante toda tu vida. Pero no estamos aquí para eso, y decirlo y vivir de acuerdo con eso lleva camino de ser revolucionario, ya lo es.

Un abrazo

2:29 AM  
Blogger Noite de luna said...

Creo que se puede y se debe. No sé si influirá en la economía, si influiran en la estabilidad emocional de los niños. Hoy los niños , desde el primer día de cole, empiezan a ser el espejo de esos padres obsesionados del móvil y todo lo conlleva esas prisas desbordadas y sin tiempo para nada. A mi me preocupa mucho esos ninos que con diez o doce años tienen cuadros de ansiedad porque le agobian los padres a que sean los más guapos, los más listos; los de las mejores notas; los que hagan más deportes y destaquen, por supuesto y si les algún rato, canto, musica y teatro que el futuro es muy oscuro. Hablar a esas edades del futuro y su trabajo es hacerles adultos insatisfechos igualitos que sus padres. No es dinero, eso va por otro lado y ellos lo entienden muy bien. No es difícil o eso creo ser padre o madre cariñoso. Al fin y al cabo, cuando somos adultos, solamente recordamos la infancia como la hemos vivido dependiendo de los padres que nos ha caído en suerte.

12:34 PM  
Blogger Isabel said...

Estoy de acuerdo con los tres.
Mi experiencia próxima: jóvenes que a pesar de la crisis han decidido vivir según los valores que nos hacen felices. Viven con poco, en realidad no necesitamos tanto como los medios de producción pretenden. Y yo diría que por tener los hijos algo mayores los atienden con una paciencia que yo no he tenido con los míos. Pero está claro que es una minoría. A no ser que desapareciera la televisión, no se podría influir en un cambio real, creo. Lo que también observo en otros padres no me gusta nada.

Abrazos para tod@s.

5:14 AM  
Blogger giovanni said...

NaN, Jose Luis, Luna e Isabel:

sus comentarios me incentivan a escribir un comentario largo, diciendo algo en reaccion a lo que cada uno de ustedes dice, pero para eso necesito mas tiempo (los acentos funcionaran solo cuando apague el ordenador y tengo muchas ventanas abiertas por la multitud de trabajos que estoy haciendo y no las quiero cerrar).

Os prometo de contestar pronto, aqui en la ventanilla de comentarios o en un post nuevo.

Muchas gracias por sus comentarios!!

Abrazos

3:08 AM  

Post a Comment

<< Home