Wednesday, October 08, 2014

El viaje a Canadá y Estados Unidos

La semana pasada Aafke y yo escribimos una carta a nuestros amigos que empezó así: 'Acabamos de regresar de un maravilloso viaje a Canadá y Estados Unidos.'

Bueno, ese 'acabamos' ya es hace más de una semana y parece que estemos de vuelta ya más tiempo. Eso es normal cuando entras altiro en un mundo frenético de actividades y sentimientos que te invaden. No os voy a 'ennuyer' (no me sale la palabra en castellano) con esas actividades y sentimientos, sino dejaré trabajar simplemente a Google de traducir la carta a nuestros amigos y voy a corregir sólo las fallas más obvias.

'Nuestro proyecto portuario nos trajo esta vez a Toronto, donde mi hermano Herman vive con su novia de Guinea Cheka Dioubate y sus tres hijos Fanta, Yaya y Diaka. Con Herman hicimos un viaje de diez días en su nuevo Volvo 'nuevo' de dos mil dólares canadienses a Montreal, Sherbrooke, Portland, Boston, a un pueblo rural de que se me olvidó el nombre y donde la camarera en el único restaurante en el pueblo, ristorante Roma, dijo que ella venía de un pueblo de la vaca, y de allí a Buffalo, Niagara Falls y de regreso a Toronto.

Cheka es un griot, una cantante tradicional de la suerte de la población de Guinea, en el África occidental. Ella habita ya durante años Toronto y trata de mantener la música africana viva allí en las actuaciones y bodas; pronto ella viajará a Guinea para hacer un nuevo CD. Su música acompañaba continuamente nuestro recorrido por carretera. Aquí hay un video de ella en youtube: Cheka Dioubate - Foudou.

Disfrutamos del paisaje otoñal: los profundos colores rojos y anaranjados de los arces y aterciopelados, los ríos que pasamos, los pueblos con casas de madera con sus porches, balcones, escaleras y pilares que nos hicieron pensar en las casas en la costa de Chile. Montreal es una ciudad hermosa, de estilo francés, el barrio de los estudiantes se llama Quartier Latin, y allí tuvimos nuestra primera entrevista con el economista y sociólogo Éric Pinault, que tiene una mirada refrescante sobre el capitalismo seco de nuestro tiempo.

La segunda entrevista fue con Thomas Anderson, que resultó ser ser un otro Thomas Anderson que el Thomas Anderson de quien habíamos leído la noche anterior un largo artículo sobre el papel del Océano Índico en el comercio mundial y las civilizaciones del mundo, pero quien nos contó historias interesantes sobre la vida de los marineros, cuyos intereses había defendido cuando trabajó cuatro años de voluntario para el Cuerpo de Paz en Marruecos en una oficina que defendía sus intereses. El tercero fue Thomas Paine, que escribió una historia marítima del mundo, un libro muy grueso que Aafke leyó con placer. Ella hizo un resumen del libro porque este habla de un montón de cosas. Y el cuarto era un abogado y economista rumano que es profesor en la Universidad de Boston donde co-dirige un proyecto que tiene casi el mismo nombre que un proyecto que yo he co-dirigido muchos años en Fondad. Su proyecto se llama Global Economic Governance Initiative y el mío se llamó Global Financial Governance Initiative.

Desde hace unos años visitamos en varios lugares del mundo ciudades portuarias. Esta vez nos fuimos a unos pocos puertos estadounidenses en el Atlántico, como Portland, un antiguo puerto en Maine, con sus coloridas casas de madera, brisa del mar, islas del litoral, pequeñas embarcaciones de pesca de mariscos y un gran barco de crucero. Recordó a un pueblo escandinavo. Desde Portland fuimos todavía un poco más hacia el norte, a Bath, donde hay un muy agradable e informativo museo marítimo sobre la historia de la navegación de Maine. En Portland nos alojamos en la hermosa casa de nuestra amiga Wendy Chapkis, un ex colega de Jan Joost en Amsterdam, cuando él trabajó en el Transnational Institute. Ella trabaja ahora en la Universidad de Portland.

De Portland fuimos a Boston, donde llegamos por la noche haciendo vueltas durante horas porque el tomtom (navigator) se perdió en los muchos caminos de túneles largos, hasta que finalmente encontramos nuestro pequeño apartamento Bread & Breakfast (pan y desayuno) cerca del Océano Atlántico. De allí nos fuimos todos los días en metro al centro en el que siempre estábamos buscando el agua que está en todas partes de la ciudad. Y mientras nos sentamos en un banco para disfrutar del sol y del almuerzo los hombres y mujeres de todas las edades y colores corrieron delante de nosotros, con o sin un monitor de ritmo cardíaco. El barrio italiano era muy colorido y acogedor y comimos en el ristorante Pompeya - ver la foto de abajo. En la segunda imagen de abajo se puede ver a Aafke en el Waterfront de Toronto, al lado del gran Lago de Ontario.'


Bueno, en vez de colgar esas dos fotos os muestro dos fotos distintas. La de arriba es del mar que me hacía pensar en lugares en Francia, lo que no es raro porque aquí llegaron los franceses en los siglos pasados. La foto de abajo la tomé en el metro, subterráneo, de Boston. El músico vino de Guatemala y tenía una voz bien linda. La tengo grabada en vídeo. 

PD: No os voy a 'ennuyer' se puede traducir en no os voy a cansar. Esa traducción me salió este mañana, madrugada, cuando tomé un baño caliente. Se puede decir: tomo un baño caliente? 


11 Comments:

Blogger alruzla said...

tu traducción muy buena solamente que "al tiro" solamente lo entienden los chilenos. Me (nos) gustaría que nos contases un poco como es esa convivencia de tu hermano con Cheka y sus hijos. Viajar a Guinea ahora es riesgoso con el ébola. Un abrazo

8:57 AM  
Blogger Pau said...

Con la maldita política hace tiempo que no te leo. Poco tiempo en realidad, pero mucho para ti y lo que haces, que un día estás en Italia y al otro te encuentro en Canadá

1:19 PM  
Blogger giovanni said...

Alejandro, varios de mis lectores saben que uso de vez en cuando al tiro y lo entienden. Los que no lo entienden verán un fusil tirando y, quien sabe (chi sa, o quizá, o quizás) lo entienden así.
No me es fácil contar sobre la convivencia de mi hermano con Cheka y sus hijos, pero lo voy a tratar. También voy a pedir permiso a Cheka y sus hijos que publico una foto de ellos. Ella dijo que no es riesgoso viajar a Guinea...
Un abrazo grande

10:14 AM  
Blogger giovanni said...

Pau, y otro día estoy en la provincia de Groningen donde he vivido con tanto placer entre 1967 y 1974, antes de mudar a Amsterdam.

10:15 AM  
Blogger Montse Martínez Ruiz said...

Es apasionante ir leyendo tus viajes, los cuentas tal y como los vives, con armonía.
Un abrazo!

11:46 AM  
Blogger Montse Martínez Ruiz said...

Es apasionante ir leyendo tus viajes, los cuentas tal y como los vives, con armonía.
Un abrazo!

11:46 AM  
Blogger Pau said...

Jaja
Ya no sé si es más arriesgado venir a España que viajar a Guinea.
Recuerdo una anécdota de unos jugadores de baloncesto de Philadelphia, que dudaron de venir a Barcelona porque estaba cerca de Bosnia. Ya ves qué cosas. Claro que Los americanos y la geografía no ligan mucho.
Eso de los americanos tiene su gracia, porque hay lugares de Washington DC, por ejemplo, en los que hay mucho baleo perdido, sin embargo, según cuentan es una ciudad tranquila. Tendría gracia morir de una bala perdida en Washington porque es arriesgado ir a Guinea.
Hay anécdotas más divertidas, la mujer de un amigo mío no ha querido ir a Senegal por el Ébola, en cambio en España hay Ébola y en Senegal no, y en Senegal todo el mundo sabe qué debe hacer si lo hay, y en España casi nadie.
Paradojas.
(Mira e diccionario, la palabra paradoja es muy interesante)

Aunque no comente te sigo con interés.

8:47 AM  
Blogger giovanni said...

Me alegro, Montse, que te guste.
Un abrazo

9:37 PM  
Blogger giovanni said...

Pau, tus cuentos me recordaron a mi madre que estaba preocupada de un viaje de Aafke y mí a un país cercano a Chernobyl, donde había explotado el central nuclear, aunque en su caso tal vez tuiera razón porque la radiación llegó hasta bastante lejos del lugar. En su caso, de mi madre, la preocupación era inspirada en conocimiento e interés verdadero en lo que pasa en el mundo. Diciendo eso me realizo cuánto debo a mi madre... Mi interés político, humano, viene de ella (y, quien sabe, de algunos de sus antecesores).
He caminado en barrios de Washington de que dijeron no hay que caminar de noche e incluso de día hay que tener cuidado. Lo mismo me ha pasado en Rio de Janeiro. Sin embargo, no tuve miedo. Me asustó más un encuentro con un perro mañoso (?... malo) aquí en frente de mi casa, hace poco...

9:46 PM  
Blogger José Luis Ríos Gabás said...

Un amigo mío que toca la batería estuvo dando clases en Concord, un pueblo cercano a Boston en el que creo que nació Thoreau. Todo está conectado y es pequeño.

Un abrazo

1:43 AM  
Blogger giovanni said...

Qué interesante, dar clases en un punto tan alejado de España. Pero es verdad también: el mundo es pequeño.

3:19 AM  

Post a Comment

<< Home