Sunday, December 04, 2011

Piazza Vanvitelli (1)

Claudio es un niño que ama las gorras. Dos gorras son sus favoritas: la de soldado de color verde aceituna y la de piloto de avión de color gris azulado. La gorra de soldado se la regaló una tía de Canadá y la de piloto de avión un tío de los Países Bajos. El tío era un hombre muy guapo y bronceado, se parecía a una estrella de cine que Claudio había visto una vez en una revista. Cuando el niño había preguntado a su madre cuál era el nombre de aquel hombre famoso ella le había contestado con una mirada divertida, añadiendo que aquel actor era de Estados Unidos de América, un país muy rico en el que se filmaban muchas películas. Claudio le había preguntado entonces si su tío era un hombre rico, a lo cual su madre había respondido, entre risas, que no lo sabía, preguntándole a continuación: "¿Acaso quieres ser rico cuando seas mayor?". "Sí", había contestado él, "tan rico como para poder comprarme un avión".

Después de escapar de Holanda en la Segunda Guerra Mundial en un pequeño bote a motor rumbo a Inglaterra, su tío se había formado como piloto de combate. En un ejercicio de vuelo nocturno sobre Australia se había estrellado sobreviviendo milagrosamente al accidente. Claudio le pedía una y otra vez que le contara esa aventura, así como la historia de su fuga en el pequeño bote junto a dos amigos, acosados por la potente luz de las lámparas marítimas de los alemanes.

Claudio no sabía qué quería decir la palabra "milagrosamente", pero su padre se lo había explicado y él debía repetir la explicación para que el maestro supiera que lo había entendido bien. Mas Claudio balbuceaba al pronunciar la palabra "milagrosamente", algo que molestaba a su padre, cuya impaciencia no lograba remediar el defecto. Sólo su madre, practicando sin prisas con él durante semanas, logró que el niño pronunciase correctamente la ese de la palabra "milagrosamente", y desde ese momento le encantaba utilizarla, algo que enternecía a su madre y satisfacía a su padre.

Claudio tiene siete años cuando es inesperadamente invitado a alojarse con su hermana pequeña en la casa de su abuelo. El niño está contento porque allí todo es diferente y sin embargo familiar. Además le encanta el viaje en tren y el posterior paseo en el descapotable americano de su abuelo. Su madre prepara las maletas y su tía Elsa viene a buscar a los dos hermanos.

Después de un largo viaje en tren llegan a una pequeña estación en las afueras de una aldea rodeada de ondulantes campos y bosques interminables. Al salir de la estación Claudio descubre inmediatamente el Buick de color verde metalizado aparcado en la plaza y grita: "¡Opa!". El abuelo sale del automóvil y camina tranquilamente hacia su nieto, quien corre a su encuentro. Claudio es recibido con palabra solemnes: "Buenas tardes, nieto, ¿tuviste un buen viaje?".

Claudio se sienta en el amplio asiento delantero de cuero y su hermanita y la tía Elsa se sientan en los asientos traseros. Es un día soleado y el abuelo, deliberadamente, no ha abierto el techo de lona de color crema. Es entonces cuando le dice a su nieto que puede pulsar el botón.

12 Comments:

Blogger Elvira said...

Me olvidaba de lo principal: apetece leer más y entrar a fondo en la historia.

3:08 AM  
Blogger giovanni said...

Gracias, Elvira!!

3:34 AM  
Blogger giovanni said...

Elvira, te entendí bien, que las mejoras son mejorables. Apliqué todas tus sugerencias y estoy curioso si Jesús u otra amig@ tendrá más sugerencias. Es curioso: para mí hay una grande diferencia entre el texto en holandés y en castellano - son dos mundos distintos. La diferencia está en la emoción ligada a uno y otro. De momento leo la primera página solo como una traducción.

1:53 PM  
Blogger Rayuela said...

me gusta, me gusta! la historia me atrapa!

abrazo*

2:12 PM  
Blogger Rayuela said...

la otra amiga ya mandó sugerencias!

2:50 PM  
Blogger giovanni said...

Sí, Elvira sugerió un par de cambios que he aplicado. Pero hoy agregué (inserté) el siguiente texto nuevo (escrito por la mañana) y también hice algunos cambios más:

Había pedido a su madre cómo era el nombre de la estrella de cine y su madre se lo había dicho con una mirada divertida. Ella agregó que la estrella de cine vino de Estados Unidos, un país muy rico en que se hacían muchas películas. Claudio le preguntó entonces si su tío era muy rico y su madre le había respondido, entre risas, que ella no lo sabía.

‘¿De grande quieres ser rico?", le preguntó ella. ‘Sí,’ contestó Claudio, ‘tan rico que yo pueda comprar un avión.’

3:09 PM  
Blogger giovanni said...

Agradezco ahora también a Rayuela y, sobre todo Jesús Miramón, por su magnífica traducción.

Grazie mille, amig@s!!

9:46 AM  
Blogger Jesús Miramón said...

:-)

11:49 AM  
Blogger Elvira said...

¡Ahora ha quedado perfecto!!!!!

12:43 AM  
Blogger giovanni said...

Y ahora espero que la "continuación" (ve mi último post) vaya a ser igual de perfecto... Temo que sin la ayuda de ustedes eso no será posible. No todo es posible!!!

12:59 AM  
Blogger Rayuela said...

vamos por más!

11:05 AM  
Blogger giovanni said...

Rayuela, hoy puse más... y di el nuevo título. Qué te parece el título?

3:26 AM  

Post a Comment

<< Home